El sistema de la seguridad social en Alemania

  I   Trabajar Las cotizaciones sociales en Alemania: impuestos y ayudas

shutterstock

Alemania garantiza su sistema de seguridad social parcialmente a través de las cotizaciones. En este artículo te explicamos tanto las cantidades que se deducen de tu sueldo y las variables que las regulan, como las ayudas a las que tienes derecho en Alemania.

Alemania dispone de un excelente sistema de seguridad social que protege al ciudadano frente a enfermedades o accidentes, el desempleo y la jubilación. Así se garantiza a cada ciudadano los estándares mínimos para poder vivir de forma decente. Este sistema se financia en gran parte mediante los impuestos: las personas empleadas ingresan una parte de su nómina en el fondo social del cual salen las ayudas a la gente necesitada obteniendo así el derecho vitalicio a recibir ellos mismos dicho apoyo.

El sistema social se basa en cinco seguros a los que por ley los ciudadanos tienen que estar afiliados, y para cada uno se pagan distintas cuotas sociales en Alemania (Sozialabgaben) que se derivan proporcionalmente al sueldo bruto mensual y se distribuyen entre el empleador y su empleado. La parte del empleado se retira directamente del salario y el empleador la paga en conjunto a la entidad aseguradora de la misma forma que transfiere el IRPF a la Agencia Tributaria.

Puedes consular una guía del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España en su página web sobre el sistema de la Seguridad Social en Alemania detallando todas las prestaciones que se incluyen. Asimismo, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales alemán (Bundesministerium für Arbeit und Soziales o BMAS) publicó un folleto muy amplio que explica todo el sistema de seguridad social en Alemnaia (Soziale Sicherung) después de las últimas reformas de 2005. La traducción en castellano la puedes consultar aquí. A continuación te explicamos cada uno de los cinco seguros y las ayudas a las que tienes derecho.

 

El seguro médico en Alemania

Como ya hemos indicado en el capítulo sobre seguros, existen dos tipos distintos de seguros médicos en Alemania: el seguro médico público (GKV) obligatorio para todos los ciudadanos alemanes y el seguro médico privado (PKV) para empleados que traspasan una cierta franja salarial, como funcionarios y autónomos. Esta franja salarial oficial (Jahresarbeitsentgeltgrenze) se sitúa en 52.200€. No obstante, cada uno puede permanecer de forma voluntaria (freiwilligversichert) en el sistema público.

El seguro médico público es obligatorio en Alemania para todos los habitantes del territorio federal. La entidad aseguradora corre con todos los gastos de la atención sanitaria según el principio de que sean suficientes, necesarias y económicas. Tratamientos médicos, dentales, hospitalarios, con complementos adicionales (por ejemplo, silla de ruedas o audífonos), subsidio por enfermedad (Krankengeld), ortodoncia e inoculaciones preventivas, empastes y dentaduras postizas básicas, etc. Todo lo que exceda esta base se tendrá que financiar por cuenta propia, como las prótesis dentales elevadas, medicina alternativa o una habitación privada en el hospital. Los parientes que no trabajan (por ejemplo el cónyuge o los hijos) y que tengan el mismo domicilio en Alemania estarán asegurados sin coste adicional.

Dentro de todas las cuotas sociales, el seguro médico en Alemania es la parte más alta a deducir: en el sistema público se paga en total el 14,6% del sueldo bruto mensual y se paga a partes iguales entre el empresario y el trabajador, 7,30%. Existe un límite salarial para el cálculo de las cuotas (Beitragsbemessungsgrenze) que se sitúa en 49.500€ brutos anuales.

Si ganas más de 54.900 euros anuales puedes acceder a un seguro privado. Las compañías del seguro médico privado no se basan en los ingresos del asegurado, sino en el perfil de riesgo que tenga cada uno según sexo y edad, el estado de salud y las prestaciones que desee. Así, las personas de edad o aquellas afectadas por una enfermedad pagan una cuota mucho más alta que una persona joven y sana. El seguro para mujeres suele ser también más caro que para los hombres.

En caso de contratar un seguro privado como empleado, el empresario tiene que contribuir a la tarifa con el mismo porcentaje que para el seguro obligatorio, es decir, con el 7,3% del sueldo bruto mensual. La gran ventaja del seguro privado suele ser que te cubren servicios adicionales a las prestaciones obligatorias. Los costes de los servicios médicos los abona el asegurado directamente en la consulta mediante previo pago y pide posteriormente a la compañía aseguradora el reembolso completo o parcial, dependiendo de las condiciones pactadas.

Sin embargo, existen también ciertas desventajas en el sistema privado que cada uno debe valorar según su situación personal. Por ejemplo, las cuotas ascienden en función de la edad y los familiares no están incluidos en la póliza del asegurado de manera que todos los miembros de la familia tienen que asegurarse de manera individual. Además, es difícil salir de este tipo de contratos privados.

 

El seguro de dependencia en Alemania

Las cajas del seguro público también se responsabilizan de la ayuda domiciliaria a personas impedidas en caso de que necesiten asistencia y cuidados sanitarios especiales. Se trata igualmente de un seguro obligatorio que cada ciudadano en Alemania tiene que tener por ley. La ayuda está dedicada a personas que debido a una enfermedad o minusvalía física, psíquica o mental necesitan asistencia en las actividades de la vida cotidiana, permanentemente o por lo menos durante un período de 6 meses.

En el sector público, la cuota es de 2,35% del sueldo mensual bruto y se paga a partes iguales entre empleado y empresario. Para mayores de 23 años, solteros y sin hijos, la participación aumenta a 2,6%. En el sector privado también existe la obligación de contratar este seguro y tiene que abarcar como mínimo las mismas condiciones que ofrece la variante pública.

 

El seguro de accidentes en Alemania

En el caso de sufrir un accidente laboral o padecer una enfermedad profesional, el trabajador está cubierto por el seguro de accidentes. La entidad aseguradora se encarga de las consecuencias financieras del incidente, como los tratamientos médicos especiales y la rehabilitación, pagando además subsidios y pensiones al accidentado o a sus familiares. Todos los empleados, sin excepción alguna, están incluidos y cubiertos por este seguro, independientemente de sus pagos. También cubre a los estudiantes y a los niños en colegios y guarderías.

Al contrario de los demás seguros, las cotizaciones las abona íntegramente el empleador.

 

El seguro de desempleo en Alemania

Igual que el resto de los seguros sociales, el seguro de desempleo (Arbeitslosenversicherung) está basado en el principio de solidaridad. Los empleados que cotizan sostienen con sus cuotas a los trabajadores en paro. La cuota que se abona al seguro de desempleo es el 3 % del salario bruto que se reparte por partes iguales al 50% entre empleado y empresario. El tope máximo por el que se cotiza es de 6.050€ al mes en los estados federados occidentales y de 5.200€ en los orientales.

No obstante, resulta difícil financiar todos los gastos para el desempleo únicamente con esta cuota, así que una parte se costea íntegramente a partir del presupuesto del Estado. Desde las últimas reformas en el mercado laboral en 2003 (Hartz Reformen), que se implementaron bajo el gobierno de Gerhard Schröder del partido socialdemócrata (SPD), no sólo se aumentó la edad efectiva de jubilación de 65 a 67 años, sino se aprobaron también las garantías básicas para los demandantes de empleo (Grundsicherung für Arbeitssuchende), que combinaron las ayudas de asistencia social con un nuevo subsidio para desempleados de larga duración. Así, existen dos clases de prestaciones por desempleo en Alemania: el subsidio contributivo y la prestación asistencial.

Las prestaciones por desempleo a nivel contributivo (Arbeitslosengeld I o ALG I) están destinados a los trabajadores en paro o en cursos de formación profesional continua (berufliche Weiterbildung) que hayan cotizado durante al menos 12 meses dentro de los 2 años anteriores al paro. Se conceden a desempleados hasta los 65 años de edad, o hasta los 67 años para los nacidos después de 1964. Para obtener el derecho ilimitado a estas prestaciones hace falta inscribirse en la Agencia de Empleo Federal (Bundesagentur für Arbeit) a partir del primer día de paro.

Además, el parado tiene que buscar activamente trabajo (Eigenbemühungen) y ponerse a disposición de la Agencia (Verfügbarkeit) para realizar entrevistas de trabajo. La duración de la prestación varía según la edad que tenga el desempleado y los 5 últimos años de cotización. La relación es de 2:1 lo que significa que con 12 meses cotizados se obtiene el derecho a un mínimo de 6 meses de prestación. El máximo de duración posible es de 12 meses para desempleados menores de 50 años y va subiendo sucesivamente hasta los 24 meses a partir de los 58 años.

El importe del subsidio por desempleo en Alemania es el 60% del salario neto para personas solteras sin hijos. Si se tiene al menos un niño a mantener, sube al 67%. Como base reguladora para calcular el importe se toma la media diaria del salario íntegro por el que se haya cotizado al seguro de desempleo. En el caso de que la persona trabajadora haya perdido su empleo por su culpa, se aplica una suspensión inicial de las prestaciones durante 3 meses. Además, existen suspensiones si el desempleado rechaza un puesto ofrecido por la Agencia de Empleo o se niega a participar en medidas de reintegración al mercado laboral de entre 3 y 12 semanas dependiendo de la frecuencia de los rechazos.

Después de haber recibido el subsidio contributivo de desempleo durante el período máximo de 12 meses, la persona parada está considerada desempleada de larga duración y tiene el derecho a recibir la prestación asistencial por desempleo (Arbeitslosengeld II). Además, se concede a personas con un empleo de escasa entidad (Aufstocker) con cuya remuneración no se puede cubrir el mínimo de subsistencia para la vida en un nivel socialmente aceptable. Consiste en la concesión de recursos financieros (Regelbedarf) para la manutención que están en 399€ al mes para solteros y en 360€ si se convive en pareja.

Para las personas no capacitadas para desarrollar un empleo debido a una minusvalía, enfermedad o porque son menores de edad, se les concede un subsidio social (Sozialgeld). La prestación asistencial por desempleo se llama coloquialmente Hartz IV. Este incluye aparte de la ayuda al sustento del trabajador necesitado (ALG II), el mencionado subsidio social para los hijos bajo su custodia. El importe de este subsidio supone entre 234€ y 320€ para los hijos dependiendo de su edad. Además, las familias necesitadas pueden pedir prestaciones monetarias para gastos adicionales durante el embarazo o para el cuidado y la educación de los niños.

Existe una aplicación para calcular las ayudas monetarias en cada caso individual: Hartz-IV-Rechner.

A parte de esta prestación monetaria, en ocasiones se cubren los gastos para la vivienda (Wohngeld): el alquiler, el agua y la calefacción hasta cierto límite. El presupuesto de vivienda depende del municipio en el que se vive. Contando el subsidio y los gastos para la vivienda, se puede decir que de media los ciudadanos alemanes necesitados reciben prestaciones de más de 710€ al mes.

En casos de extrema necesidad el municipio también puede ayudar en el equipamiento inicial del piso. Asimismo, la Agencia de Empleo cubre los gastos para el seguro médico público y el seguro de dependencia en caso de que no exista la cobertura mediante el seguro familiar que asume el cónyuge. Otro aspecto importante son las prestaciones encaminadas a la integración en el mundo laboral. Tendrá a su alcance la asesoría individualizada en los Job-Center y se les exige la colaboración activa en la búsqueda de empleo y la participación en actuaciones conducentes a su integración laboral.

Eso significa que el capacitado para trabajar está obligado a aceptar cualquier clase de trabajo, a no ser que su estado de salud se lo impida o que el empleo ponga en riesgo el cuidado de los hijos o la atención de un familiar que necesite cuidados especiales. No se puede rechazar un empleo porque no corresponda a la categoría del empleo anterior o a la cualificación del desempleado, ni porque el puesto de trabajo esté más distante que el anterior o porque las condiciones laborales sean más desfavorables que las del último empleo.

 

El seguro de jubilación en Alemania

El seguro de jubilación obligatorio es el pilar más importante para la seguridad económica en la tercera edad: el pago de las pensiones y la realización de medidas de rehabilitación médica. Los empleados, aprendices en una formación dual y una parte de los trabajadores independientes están asegurados. Para tener derecho a recibir una pensión de vejez regular, los asegurados tienen que haber acumulado un período mínimo de 5 años de cotización y haber alcanzado el límite de edad, que después de las reformas aumenta de forma escalonada de 65 años (nacidos antes de 1947) a 67 años (nacidos después de 1963).

Sin embargo, si el trabajador acumula 45 años cotizados puede jubilarse con 65 años obteniendo una pensión de vejez sin reducciones, y al cumplir los 35 años cotizados se puede jubilar con 63, mientras que se aplica una reducción de 0,3% por cada mes de percepción adelantada (frühzeitiger Ruhestand). El cálculo de las pensiones sigue el principio de la equivalencia (Äquivalenzprinzip), lo que significa que el importe de la pensión depende de las cuotas cotizadas.

Las personas mayores de 27 años que ya hayan cotizado como mínimo cinco años, reciben cada año un informe para saber cuánto han cotizado hasta ese momento y cuál podría ser su pensión si siguen pagando lo mismo hasta los 67 años. El máximo que se puede recibir son 2.900€ netos mensuales (calculado para los estados federados occidentales) si se suman 50 años cotizados con ingresos superiores al límite salarial para el cálculo de las cuotas (Beitragsbemessungsgrenze).

No existe una renta mínima, pero la seguridad básica (Grundsicherung) garantiza las mismas prestaciones para trabajadores jubilados que para desempleados en el caso de que su pensión no llegue a sumar unos 750€. En este caso pueden pedir prestaciones de la seguridad básica que son del mismo importe que el ALG II para trabajadores en paro. Aparte de la típica pensión por vejez, el Instituto Federal de Pensiones (Deutsche Rentenversicherung) se responsabiliza a pagar también una pensión por la disminución de la capacidad laboral debido a una enfermedad o por fallecimiento a los parientes.

Las cuotas sociales para el seguro de pensiones se derivan junto con las demás a las cajas de seguro médico y ellas pasan el importe a la Institución Federal de Pensiones. La cuota es de 18,5%. Igual que con el seguro médico obligatorio, existe un límite salarial para el cálculo de las cuotas (Beitragsbemessungsgrenze) que es de 72.600€ anuales en el oeste y 62.400 en el este.

Debido al crecimiento demográfico negativo, cada vez hay menos dinero y más personas jubiladas, lo que dificulta la financiación del régimen de pensiones. Esto significa que las pensiones en un futuro podrían disminuir, lo que no garantiza un buen nivel de vida para las personas de la tercera edad. Debido a ello, en 2001 el Gobierno Federal recortó las pensiones y subió las cuotas sociales. Sin embargo, presentó también una reforma del sistema de jubilación que no sólo se basa en la prevención estatal obligatoria, sino en dos bases más para que los ciudadanos puedan mantener su nivel de vida habitual en un futuro.

Una de las nuevas bases es la previsión empresarial: los empleados tienen el derecho de convertir una parte de su sueldo en fondos de previsión para la vejez. La otra base para asegurar el nivel de vida después de la jubilación es la previsión privada. Destacan los modelos Riester y Rürup que contemplan la previsión privada para la vejez a través del ingreso complementario de cuotas voluntarias capitalizable (Kapitaldeckungsverfahren).

El Estado beneficia ambos tipos de previsiones a través de exenciones de impuestos, suplementos y deducciones fiscales. Con la reforma se aplica también la elevación gradual de la edad ordinaria de acceso a la pensión de jubilación de los 65 a los 67 años a partir de 2012 y hasta el año 2035. El Ministerio Federal de Finanzas ofrece información detallada sobre la previsión privada fomentada por el Estado en alemán en su página web.

¡IMPORTANTE! Aunque parece estar todavía muy lejos es muy importante pensar en un seguro adicional para la jubilación.

La revista informativa Stern ha publicado una Guía sobre las previsiones para la vejez (Ratgeber Altersvorsorge) que explica las distintas opciones que tienes a tu alcance en Alemania. No obstante, es recomendable el apoyo de una asesoría profesional que pueda valorar tu caso concreto. Existen los asesores de pensiones independientes (Unabhängige Rentenberater), asociados en la denominada Federación de los Asesores de Pensiones.

Los honorarios se suelen negociar después de la primera charla. Asimismo, existen asesores de seguros que no deben de ganar comisiones con la venta de pólizas. Por eso, se les paga por hora o mediante un importe global. Encontrarás más información en la Federación de los Asesores Financieros. Otra posibilidad de recibir asesoramiento independiente es contactar con la Asociación de Consumidores de tu región, que también ofrece un portal donde informan sobre las previsiones para la vejez.

 

Condiciones especiales para empleos mini y midi en Alemania

Los minijobs con los que no se superan los 450€ mensuales están libres de impuestos y no se está obligado a ingresar parte de la nómina al seguro médico, de dependencia ni de desempleo. No obstante, los empleos que comienzan después del 1 de enero de 2013 están sujetos al seguro de pensiones obligatorio. El empresario tendrá que pagar un importe global de 15% de sueldo para cada empleado mientras que el trabajador sólo tendrá que deducir la diferencia de 3,9% de su salario para llegar a la cuota completa de 18,9%.

Los empleados con un contrato anterior están exentos de la seguridad obligatoria siempre y cuando su remuneración no traspase los 400€ (antiguo limite). Desde 2006, el empleador tiene que pagar unas cuotas sociales, como por ejemplo un 13% para el seguro médico. Además, tiene que pagar un 2% del salario de cada empleado como impuesto global.

Para evitar que en los empleos de escasa entidad o MIDIEMPLEOS (Niedriglohn-Jobs) que traspasan por muy poco el límite de los 450€ se tengan que pagar las cuotas sociales completas, existe un intervalo flexible (Gleitzone) entre 450,01€ y 850€. En esta zona existe la obligatoriedad para todos los seguros, pero el importe de las cuotas es reducido, ya que mientras que el empresario paga un 20% en total (lo que supone la mitad de las cuotas oficiales), las cuotas del empleado suben linealmente con sus ingresos partiendo de un 12% y hasta llegar a un 20% si gana 850€.


Este artículo está parcialmente extraído de nuestra guía HOLA ALEMANIA, donde puedes encontrar más información exhaustiva sobre este y otros temas como  la vida en Alemania o el mercado laboral.

Si quieres ampliar la información sobre la seguridad social en Alemania te recomendamos esta guía del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Para saber más también puedes consultar nuestra sección de trabajar en Alemania.

Noticias relacionadas