Los diferentes agentes implicados en la Formación Profesional Dual

  I   Trabajar , FP Dual Alemania-sistema-formacion-profesional-dual-camara-comercio-ahk-portalalemania.com

Flickr CC – Arbeitgeberverband Gesamtmetall

El programa y características de la FP Dual es acordado entre diferentes agentes que negocian los contenidos y condiciones de la formación y contrato.

El Estado

El Estado ha dotado a la formación Dual de un marco legal mediante tres canales: la ley de la formación profesional (Berufsbildungsgesetz), la reglamentación de la formación (Ausbildungsordnung) y el plan de estudios (Rahmenlehrplan).

La ley de la formación profesional (Berufsbildungsgesetz) establece las condiciones para la realización de la Formación Profesional a nivel estatal. Entre otras cosas regula las obligaciones de los aprendices y los maestros, los requisitos generales de las empresas que quieren formar, el reconocimiento de oficios de formación, la remuneración de los aprendices y el sistema de exámenes. De esta manera asegura unos estándares de calidad y promueve la aceptación estatal (e internacional) de la titulación.

La reglamentación de la formación (Ausbildungsordnung) es el marco legal para la parte de la formación de la que se encarga la empresa. Es diferente para cada oficio e incluye la denominación del oficio, el reconocimiento estatal, la duración de la formación, las destrezas y conocimientos a enseñar y los requerimientos de los exámenes. Además, establece un plan de formación, tanto a nivel temporal y estructural como de contenidos.

En el plan de estudios (Rahmenlehrplan) se describen los objetivos y contenidos de las clases, diferentes para cada oficio. Debido a la diversidad en la experiencia que los aprendices traen consigo, el plan de estudios es general y queda abierto, pudiendo varias de un Estado Federal a otro.

Para que la parte de la formación que tiene lugar en la empresa y aquella que tiene lugar en la escuela encajen en tiempo y contenido los diferentes actores deben estar estrechamente coordinados. Para ello es importante que los expertos de las empresas y los sindicatos estén incluidos en el proceso de formación del plan de estudios, pudiendo valorar qué contenidos son necesarios, qué formación debe ser reformada y qué oficios formativos deben crearse o eliminarse.

 

Los sindicatos

Los sindicatos, junto con la patronal, además de colaborar en la conformación de los programas formativos, también tienen un papel en la negociación de los sueldos, los días de vacaciones, la duración del periodo de prueba o la posibilidad de continuar en la empresa tras la formación. Los sindicatos controlan así mismo todo el proceso y están a disposición de los aprendices para cualquier conflicto o para solucionar cualquier cuestión problemática.

Los aprendices pueden afiliarse a un sindicato, obteniendo así protección legal y derechos sociales, deduciéndose la cuota del salario.

Los sindicatos alemanes más grandes son IG Metall con 2,3 millones de afiliados y el Sindicato Unido de Servicios (Vereinte Dienstleistungsgewerkschaft) Ver.di con 2,2 millones de afiliados. En total más de un 20 % de los alemanes está organizado en un sindicato.

 

Las empresas

Las empresas son las que ofrecen puestos de formación a disposición de los aprendices, pagan el sueldo y son responsables de los contenidos prácticos de la formación, es decir, de que los alumnos adquieran las habilidades correspondientes durante la formación y de que aprueben los exámenes finales. Además, debido a la edad de la mayoría de los aprendices, a menudo cumplen también una función tutorial.

Para ofrecer una plaza de formación se deben cumplir una serie de requisitos, como disponer del personal necesario, es decir al menos una persona con la cualificación necesaria para formar al aprendiz.

De media una de cada cinco empresas alemanas forma personal. Además, en torno a dos tercios de los aprendices se forman en grandes y medianas empresas. Por el contrario, la participación de pequeñas empresas en la FP Dual ha disminuido a lo largo de los últimos años.

En cuanto a la organización y coordinación de las empresas, son las cámaras las que juegan un papel fundamental. Se encargan de aconsejar, asistir y controlar la formación en las empresas, registran los contratos de formación y realizan los exámenes. Además deciden quiénes son las empresas y formadores que pueden tomar parte en la FP Dual, adecuándola siempre a la praxis.

 

La financiación del sistema de Formación Profesional dual

Los costes se dividen entre el Estado, los Estados federales y el sector económico. Este último se ocupa de unos dos tercios del total, el Estado y los diferentes Estados Federales se ocupan de una cuarta parte y el resto es financiado por la Agencia de Empleo Alemana.

Las empresas financian la parte práctica de la formación, lo cual incluye por ejemplo los costes del personal – tanto del aprendiz como del encargado de formarle -, los costes del puesto de trabajo, el taller o lugar donde tiene lugar la formación y las clases dentro de la empresa, pero también costes indirectos como las tasas de la cámara. De media un aprendiz le cuesta a la empresa 17.993 € anuales, siendo el salario el 62 % de los costes, correspondientes a los 3 o 4 días que el aprendiz trabaja en la empresa a la semana. El aprendiz genera de media unos 12.535 € anuales, de manera que los costes serían solo 5.398 € al año.

Para la empresa, sin embargo, merece la pena realizar esta inversión. Uno de los principales motivos es el papel que le permite jugar a la hora de decidir los contenidos de la formación, pudiendo adecuarlos a sus necesidades y expectativas. Además, este sistema les permite conocer bien a los aprendices, antes de contratarlos una vez finalizada la formación. Los aprendices también suelen querer quedarse en la empresa después de la experiencia, disminuyendo la tasa de abandono.

El Estado paga los costes de las escuelas laborales, los cuales incluyen el personal, los espacios y el material de enseñanza. Sin embargo, la FP Dual es más barata que la universidad, siendo en 2011 los costes en torno a los 2.700 € por alumno en el sistema dual y 8.200 € en la universidad. El Estado invierte el 7 % del presupuesto en educación en el sistema de formación dual, unos 10,3 mil millones de euros.

 

 

Noticias relacionadas