Las clases teóricas y los exámenes de la FP Dual

  I   Trabajar , FP Dual Formacion-profesiona-dual-Alemania-AHK-Espana-portalalemania.com

By Tungsten (photo taken by Tungsten) [Public domain], via Wikimedia Commons

Una de las principales peculiaridades de la Formación Profesional Dual es la división y coordinación entre la parte práctica y la teórica en las escuelas laborales.

Los contenidos teóricos de la escuela laboral

La parte de formación orientada a la práctica que tiene lugar en la empresa es complementada por las clases de la escuela laboral (Berufschule). Es obligatoria para todos los aprendices y se desarrolla durante el periodo completo de la formación. Según el oficio y el curso formativo los aprendices tienen entre 8 y 12 horas de clase repartidas entre uno y dos días a la semana. Sobre todo en los oficios en los que hay pocos aprendices puede ocurrir que la escuela esté lejos de la empresa que ofrece la formación, haciéndose difícil que el alumno se desplace entre ambas cada día. Para solucionar esta cuestión en estos casos, las clases suelen tener lugar en bloque, que puede durar hasta 8 semanas a tiempo completo.

La clase se divide en dos partes: en primer lugar bases teóricas relacionadas con el oficio, adecuadas a los requisitos del trabajo y que ocupan dos tercios del plan de enseñanza; por otra parte se dan asignaturas generales como alemán, matemáticas, política, economía, sociología, lenguas extranjeras, religión y deporte, las cuales ocupan un tercio del plan. En la asignatura de alemán los alumnos aprenden a expresarse de manera precisa por escrito y de manera oral, una capacidad necesaria para su trabajo posterior. El contenido de las clases está fijado en el plan de enseñanza del área correspondiente al oficio.

La clase está organizada en diferentes campos de aprendizaje (Lernfeldern): el contenido técnico y las competencias no se dividen en bloques temáticos, sino en situaciones reales del contexto laboral. A través de esta estructura didáctica, las escuelas laborales se pueden adaptar mejor a las necesidades individuales de cada alumno, lo cual es de gran importancia dado el origen tan diverso de los aprendices.

El contenido de la clase es examinado y evaluado regularmente mediante exámenes, lo cual se vuelca en unas calificaciones, de las cuales no depende el paso al curso siguiente. La posibilidad de repetir un año o alargar la formación puede darse si hay un acuerdo con la empresa formativa.

 
¿Qué exámenes debe aprobar el aprendiz?

Al final de cada formación tiene lugar una serie de exámenes finales generales en los cuales se evalúan todos los contenidos. En función del tipo de oficio enseñado se harán exámenes tanto escritos como prácticos. Estas pruebas, definidas por las cámaras, están unificadas a nivel estatal y tienen lugar a la vez, constando de las mismas preguntas.

El porcentaje de alumnos que suspenden las pruebas finales es de tan solo un 10%. En este caso se puede repetir el examen hasta dos veces, tras lo cual se habrá suspendido de manera definitiva. En el caso de aprobar, el aprendiz recibe tres calificaciones, una de la escuela laboral, otra de la empresa formativa y el certificado final (Abschlusszeugnis) reconocido a nivel estatal.

La nota de la escuela califica las capacidades de la parte teórica de la formación y, aunque no es condición necesaria para obtener el título laboral, sí lo es para acceder a una escuela secundaria. Por su parte, la nota de la empresa describe y valora las capacidades del aprendiz durante su formación en la empresa. Es comparable con un certificado de trabajo (Arbeitszeugnis) y documenta la experiencia práctica adquirida. En cuanto al certificado final, es expendido por la cámara correspondiente, es reconocido a nivel estatal y posibilita al titulado solicitar trabajo en cualquier empresa del territorio alemán. Además, estos títulos también tienen muy buena acogida en el extranjero.

 

Más información en la sección de FP Dual 

 

Noticias relacionadas