Exportar la jubilación alemana

  I   Trabajar Exportar la jubilación alemana

Shutterstock

Si has trabajado unos años en Alemania pero decides pasar tu jubilación en otro país, puedes llevarte contigo la pensión de vejez. Aquí te contamos las condiciones y los pasos a seguir.

Durante el tiempo que has trabajado en Alemania, un 18,70% de tu salario (según datos de 2015) ha ido a parar al seguro de jubilación en forma de impuestos. Si después de unos años trabajando en Alemania decides volver a tu país o instalarte en otro puedes exportar la pensión de vejez.

En la UNIÓN EUROPEA, el principio de exportabilidad garantiza que el derecho a recibir prestaciones por parte de la seguridad social de un estado miembro se pueda disfrutar también si uno no reside en él. El derecho a recibir una pensión contributiva de vejez significa que en el caso de haber estado asegurado como mínimo un año en un país comunitario, este te abonará el monto correspondiente al tiempo cotizado. De esta forma, al volver a España obtendrás una pensión compuesta con fondos alemanes y españoles en el caso de que hayas trabajado también en España. Lo mismo vale para cualquier otro país comunitario en el que hayas estado cotizando durante el periodo mínimo de un año. Si has estado cotizando durante un periodo inferior, es posible que se te aplique una norma especial, ya que algunos países no contemplan el derecho a pensión en caso de periodos breves. No obstante, eso quiere decir que los meses de seguro o residencia en este país no se pierden, sino que los otros países en las que trabajaste más tiempo lo tendrán en cuenta para el cálculo de tu pensión. A partir de 5 años de cotización, también es posible exigir al país en el que ya no resides la devolución de las cuotas para la jubilación ingresadas. Sin embargo, así sólo vas a poder recuperar la parte que has ingresado tú como empleado, pero no la parte ingresada por el empleador, lo que hace esta variante menos atractiva.

Cuando hayas alcanzado la edad de jubilación, debes solicitar tu pensión en el país en el que residas en aquel momento, a menos que no hayas trabajado nunca allí. En el caso de que hayas vuelto a España para jubilarte pero nunca trabajaste allí, tendrás que solicitar la pensión en el último país en el que cotizaste. El correspondiente organismo se ocupará de tramitar tu solicitud de pensión solicitando el cálculo de las prestaciones a los demás países que tengan que ver con ella. Al finalizar este trámite te mandarán un resumen en el documento portátil P1, que es el correspondiente a las pensiones dentro de los documentos electrónicos estructurados establecidos para la comunicación entre las distintas instituciones nacionales dentro de la Comunidad Europea (en España sustituyen a los antiguos formularios de la serie E). El documento P1 recoge toda la información relativa a las decisiones tomadas por cada país con respecto a los periodos de cotización y el correspondiente derecho a la pensión de vejez. De esta forma podrás comprobar, por ejemplo, si existen lagunas o si determinados periodos de seguro se solapan, pudiendo pedir en este caso la revisión del resumen en el caso de que existan errores.

Para los empleados no comunitarios el caso se presenta un poco más complicado. Si se jubilan residiendo en otro país comunitario tienen el mismo derecho a recibir la pensión que si estuvieran viviendo en Alemania. Para los trabajadores que regresan a su país de origen extracomunitario hay que tener en cuenta si existe un convenio bilateral de seguridad social (Sozialversicherungsabkommen) entre Alemania y el país en cuestión. En caso positivo, las personas de estos estados tienen el mismo derecho que los alemanes para recibir su pensión aunque residan en su país de origen o en otro estado extracomunitario. Aquí podrás encontrar una lista de los países con los que Alemania tiene dicho acuerdo. En 2014, entre los países latinoamericanos, el único perteneciente a la lista es Chile; con los demás países no existen convenios bilaterales. En esos casos se decide individualmente en qué medida se puede calcular una jubilación alemana para exportar al extranjero, pero por norma general, las personas de terceros países (no comunitarios) con residencia fuera de la UE percibirán su pensión procedente de sus cotizaciones en la RFA, previo descuento del 30%.

Nuestra recomendación en cualquier caso es buscar asesoramiento antes de tu salida de Alemania en Instituto Federal de Pensiones (Deutsche Rentenversicherung), que ofrece un servicio de atención online, telefónico o presencial. Además, organiza días de asesoramiento internacionales en cooperación con algunos países, entre ellos España.

Para profundizar más en el tema TRABAJAR en Alemania, con información exhaustiva sobre el funcionamiento y posibilidades del mercado laboral y la formación en Alemania, te recomendamos nuestra guía HOLA ALEMANIA.

También te puede interesar la 
categoría TRABAJAR de nuestra web, donde encontrarás información actual al respecto. 

Noticias relacionadas