El número de cuidadores extranjeros en Alemania aumenta en los últimos años

  I   Trabajar El número de cuidadores extranjeros en Alemania aumenta en los últimos años

Shutterstock

La escasez de cuidadores y enfermeros en Alemania es un problema cada vez mayor, que esperan paliar con la llegada de profesionales extranjeros. La última apuesta: Asia.

(PA/lhn) Según los datos del Instituto de Empleo Alemán (Bundesagentur, BA), cada vez más trabajadores extranjeros de fuera y dentro de la UE llegan a Alemania, especialmente al área asistencial. Mientras que el aumento de los trabajadores dados de alta en la seguridad social de nacionalidad alemana es de un 0,7%, en el caso de los extranjeros comunitarios es de un 11,7% y el de aquellos de fuera de la UE de un 2,5%. Pero los datos cambian si atendemos a los enfermeros, trabajadores del servicio de socorro, obstetras y otros profesionales asistenciales, donde el porcentaje de extranjeros de la UE sube 12,6 puntos y el de los no comunitarios un 5% (el de los nacionales se queda en una subida del 1,3%). Aún mayores son las subidas en el sector de cuidadores de ancianos y enfermeros/as, ya que los comunitarios suben casi un 20%, los extracomunitarios un 13.5% y los alemanes un 5,1%.

A pesar de estas grandes subidas, la escasez en el sector del cuidado asistencial sigue siendo muy elevada y se calcula que para 2020 ya habrá un vacío de 140.000 cuidadores. ¿Cuáles son los motivos de esta gran escasez en el sector? Hay dos causas principales: en primer lugar, el envejecimiento de la población en Alemania, al igual que en otros países desarrollados, provoca un aumento de la demanda asistencial. Así, hasta 2030 la cifra de personas que necesitarán cuidados en Alemania ascenderá de los actuales 2,3 millones a 3,4. Un análisis del envejecimiento de la población junto con el de otros elementos que marcan el desarrollo de Alemania se puede leer aquí. El segundo gran motivo es que cada vez menos jóvenes quieren dedicarse a ello. El cuidado de mayores sufre un problema de imagen, como se puede leer en este artículo. Los jóvenes que eligen carrera profesional ven el cuidado asistencial como un trabajo agotador y mal pagado, de manera que cada vez menos estudiantes optan por este camino.

Ante esta situación, el Gobierno alemán apuesta por atraer a trabajadores cualificados extranjeros. Si bien es cierto que continúan llegando numerosos cuidadores del sur y este de Europa, la demanda excede las incorporaciones y muchos de estos países tienen los mismos problemas demográficos que Alemania, así que el ministerio alemán apuesta por abrir el mercado a los especialistas asiáticos. Y cada vez son más los trabajadores del área asistencial que vienen desde Asia, ya que allí hay un gran excedente y los sueldos son mucho menores -los cuidadores en China ganan 400€ al mes, en Alemania 2.400€-. Además, desde las instituciones se están realizando esfuerzos para facilitar su integración. Dos ejemplos de ellos son sendos cursos de formación que se han ofrecido a un grupo de cuidadores vietnamitas y a otro de asistentes chinos.

Se trata de cursos prácticos en los que se ofrece la posibilidad de entrar como aprendices en residencias de ancianos. El primero de ellos, tiene lugar en la sede de la Asociación Alemana de Cuidado de Ancianos (Gemeinschaft Deutsche Altenhilfe) en Kleefeld, Hanóver. Se trata de un proyecto piloto del ministerio de economía con la Sociedad para la Cooperación Internacional (GIZ) y el Instituto de Empleo (BA) en el que se inscribieron 3.500 vietnamitas y se seleccionaron 100. Los jóvenes asistieron durante seis meses a un curso de alemán antes de venir, después les facilitaron un piso en Hanóver y cuentan con un asistente cultural y una ayudante que habla vietnamita. Además, les llevan a fiestas tradicionales, como la Maschseefest. Al contar con formación como enfermeros en el país de origen, sólo tienen que hacer un año de formación en Alemania como cuidadores de ancianos. Los resultados del proyecto son más que satisfactorios, de manera que en agosto de 2015 vendrán 125 más que, en este caso, contarán con un año completo de curso de alemán previo.

El segundo caso del que hablábamos surge de un acuerdo entre la federación patronal de cuidados y el Instituto de Empleo (BA) y ha traído a 150 cuidadores de ancianos desde China. Seis meses después algunos ya tenían la convalidación del título y el examen de alemán aprobado.

Además, la Sociedad para la Cooperación Internacional quiere continuar desarrollando proyectos similares y está barajando trabajar con cuidadores de Filipinas, Túnez, Bosnia y Serbia, a través de acuerdos bilaterales con los diferentes países. El ministerio ha destinado 2 millones de euros para este tipo de proyectos, pero después serán las empresas las que tengan que hacerse cargo de los costes.

Con este tipo de proyectos y otras medidas, como la apertura del mercado de trabajo alemán para especialistas extracomunitarios o la implantación de la Tarjeta azul, Alemania se posiciona firmemente entre los países más abiertos a la inmigración laboral y esta vez quieren hacerlo mejor que en los 60. Pero ahora, el país tiene que competir con otros Estados con mejor imagen, como Estados Unidos o Canadá. Los esfuerzos se dirigen a la integración, a través de cursos de idioma y empleando asesores, como en los dos proyectos de los que informábamos. Pero no solo el Estado ofrece estos servicios, las empresas privadas han descubierto este nuevo mercado y ofrecen cursos de idioma y de integración cultural que son gratis para la empresa, y de los que el trabajador tiene que pagar el curso de idioma, el vuelo y los gastos administrativos de reconocimiento del título. En cualquier caso, los esfuerzos están teniendo sus frutos y la integración de los trabajadores extranjeros es cada vez más exitosa, como explicamos en este artículo.

A pesar de todo ello, sigue habiendo miedo, sobre todo desde las organizaciones, a que se aprovechen de los trabajadores internacionales y empeoren las condiciones generales del sector, como ocurrió en el caso de los cuidadores españoles del que informamos aquí. Para combatir estas irregularidades, la federación central ha publicado una guía para la contratación ética de trabajadores extranjeros en el área de la asistencia. De todos modos, en iniciativas auspiciadas por el gobierno como estas, el temor a estas irregularidades parece infundado.

 

Noticias relacionadas