Fundar una empresa en Alemania siendo un inmigrante: a pesar de las dificultades cada vez más extranjeros lo hacen

  I   Trabajar Fundar una empresa en Alemania siendo un inmigrante: a pesar de las dificultades cada vez más extranjeros lo hacen

shutterstock

Los inmigrantes fundan más empresas en Alemania que los autóctonos, aunque se encuentran con algunas dificultades adicionales.

(PA/lhn) Según un estudio del banco estatal KfW, hecho público el pasado 22 de agosto, el porcentaje de empresas fundadas por inmigrantes en Alemania sigue subiendo, del 19% del 2012 al 21% del año siguiente. Si bien es cierto que la tasa ya ascendía al 25% en 2008, las cifras se mantienen muy elevadas.

El estudio también investiga el origen de los emprendedores desde el año 2008 al 2013, resultando que el mayor porcentaje corresponde a los turcos (un 21%), seguido de los rusos, con un 10%, los polacos y los italianos, con un 7 y un 5 % respectivamente. Además, el perfil mayoritario corresponde a hombres.

Pero la tasa de abandono de emprendedores también es mayor entre aquellos de origen extranjero, que asciende a un 21% un año después y, tres años después, llega al 39%, nueve puntos por encima de la media. Y es que los inmigrantes se encuentran con algunos problemas adicionales, como son las dificultades burocráticas, en las que se unen el desconocimiento de la administración con el posible desconocimiento del idioma alemán. Por otra parte, también son más frecuentes las dificultades económicas entre los emprendedores extranjeros que entre los autóctonos, aunque su incidencia ha bajado en el último año, del 34 al 25%. También hay que tener en cuenta que una gran parte deciden dejarlo porque encuentran un puesto de trabajo que les resulta más atractivo, según los datos.

Otro factor que explica esta mayor tasa de abandono es la edad media a la que fundan la empresa; según el estudio del KfW, el porcentaje de inmigrantes de menos de 30 años que fundan una empresa llega al 48%, muy por encima del 37% que suponen el total de emprendedores de media. Muchos de ellos crean la empresa incluso nada más acabar la escuela o los estudios universitarios y un 20% estaban desempleados en el momento de la fundación, por encima de la media.

A pesar de todo ello, la fundación de empresas por parte de inmigrantes supone un impulso fundamental para la economía alemana, motivada por su dedicación para conseguir un trabajo y hacerse autónomos e impulsada por la gran ventaja que supone el conocimiento de los mercados y el idioma del país de origen, que puede ser muy útil a nivel comercial. Es por ello por lo que la mayoría desarrollan empresas basadas en el comercio. Además destaca su disposición a contratar trabajadores, muy por encima de la media global: un 42% frente al 29% de todos los emprendedores. Otra cifra relevante es que el 60% de los inmigrantes que fundan una empresa se hacen autosuficientes económicamente.

Una vez más, la afluencia de inmigrantes a Alemania supone un impulso para la economía del país en un contexto en el que están llegando tantos extranjeros como nunca desde hace 20 años: hasta 1,2 millones durante el pasado 2013.
 

Noticias relacionadas