La paga extra: dinero en efectivo para el fondo de vacaciones

  I   Trabajar La paga extra: dinero en efectivo para el fondo de vacaciones

Shutterstock

Muchos trabajadores cobran estos días la paga extra de vacaciones, aunque la diferencia entre las ramas es notable. También el salario y la dimensión de la empresa son decisivas.

(PA/lhn) En unos días comienzan las vacaciones de verano en Renania del Norte-Westfalia, Berlín, Brandemburgo y Hamburgo. A lo largo de julio les seguirán el resto de Estados federados. Casi la mitad de los trabajadores pueden alegrarse porque van a tener fondos para las vacaciones gracias a una paga extra, ya que según un sondeo actual, en torno al 45 por ciento de los ocupados reciben paga extra de verano. Ésto se desprende de una encuesta de la fundación sindical Hans-Böckler en la que han participado más de 11.200 trabajadores. La paga extra de verano es un pago voluntario para los jefes, ya que no está sujeto a ley. A menudo los convenios colectivos recogen una regulación de la misma. Según la encuesta, un 60 por ciento de los trabajadores en empresas con convenios colectivos reciben dicha paga extra, mientras que en aquellas sin convenio tan sólo lo reciben un 33 por ciento. El valor del pago acordado varía considerablemente. Según el área y el convenio, puede oscilar entre 155 y 2.204 euros.

La mitad de los trabajadores en Alemania con un buen sueldo disfrutan de ella

Además hay otras diferencias: mientras que la mitad de los hombres trabajadores disfrutan de este pago único, el valor para las mujeres queda claramente por debajo con un 38 por ciento. También el personal del oeste de Alemania lo recibe más a menudo (48 por ciento) que aquél del este (32 por ciento). El tamaño de la empresa también es decisivo: mientras que en unidades de más de 500 trabajadores reciben la paga extra de verano un 56 por ciento, en las pequeñas empresas se queda en una tercera parte.

¿Derecho a la“práctica de la empresa”?

Al contrario que el año pasado, según los datos de la fundación, la paga extra de verano ha subido en ocho de las ramas investigadas debido a los acuerdos colectivos. En otras la cuantía se ha congelado, bien porque no ha habido negociaciones colectivas bien porque fue acordada una cantidad fija. Además, hay regulaciones, como en la función pública o en la industria del acero, donde la extra de verano y la de navidad se han unificado en una sola paga extra anual.

Aunque los empresarios paguen la extra de verano de manera totalmente voluntaria, después de unos años puede originarse un derecho legal debido a la costumbre. De ello advierte el sindicato de prestación de servicio Verdi. Así, de un regalo generoso y sin compromiso se puede pasar a una „práctica de la empresa“ que los empresarios no pueden suspender fácilmente si cambian de opinión. Esto es así incluso cuando tienen buenos motivos para ahorrar dinero, por ejemplo porque el entorno comercial esté pasando por momentos difíciles.

 

 

 

Noticias relacionadas