El potencial de personas activas en Alemania bajará de 6,5 millones hasta 2025

  I   Trabajar 131712-shutterstock-POLITICA-SPD-germar gabriel

Shutterstock

El envejecimiento de la población es el principal causante de la escasez de mano de obra que ya está afectando a ciertos sectores profesionales. Esta tendencia pone en peligro la capacidad productiva y podría tener graves consecuencias para la economía.

(PA/ab) Alemania se enfrenta más que otros países a un envejecimiento masivo de la población que va acompañado de un lento descenso demográfico debido a la tasa de natalidad más baja desde los años 70. Se espera que hasta 2030 el número de personas menores de 20 años baje en aproximadamente 2,5 millones mientras que la población mayor de 65 años crecerá en 5 millones. Eso significa que las personas en edad de trabajar disminuyen en un 12% y los jubilados aumentan en un 30%. El desarrollo simulado hasta 2060 deja prever una duplicación de estos efectos hasta que la tasa de dependencia de las personas llegue a unos 65 mayores por cada 100 ciudadanos. Esta tendencia no sólo presenta problemas para los sistemas de protección social, sino que ponen en peligro la capacidad productiva. Además, el cambio estructural de la economía hacia una sociedad del conocimiento y de los servicios genera una elevada necesidad de mano de obra en ciertos sectores.

Estos factores favorecen la escasez de profesionales, a la que Alemania se tendrá que enfrentar en un futuro muy cercano y que algunos sectores ya están experimentando. Se habla de una falta de personal cualificado cuando existen dificultades en el reclutamiento y en la provisión de puestos vacantes. Los indicadores oficiales son el factor de desempleados por vacante y el tiempo necesario para cubrirlo: si existen 3 o menos desempleados para un puesto y el periodo de búsqueda es más largo que el promedio de provisión en todas las demás vacantes, el Instituto Federal de Empleo constata una escasez en esta profesión.

Esta falta de personal podría tener consecuencias graves para la economía: si las empresas no encuentran el personal necesario para la fabricación de sus productos y servicios en un país, van a buscar nuevas estrategias para poder cubrir sus necesidades, como por ejemplo externalizar la producción o incluso abandonar el emplazamiento. De todos modos, van a bajar las inversiones y con ello el potencial innovador a pesar de que habrá una tendencia hacia la automatización, que a su vez pondrá en peligro otros puestos de trabajo. En total, se espera que la mano de obra baje hasta 2025 en aproximadamente 6,5 millones de personas, lo que significa unas 400.000 al año (contando desde 2010).    

Este artículo está extraído de la guía «Vivir y Trabajar en Alemania».

 

Noticias relacionadas