#BTW17: Resumen de las elecciones en Alemania, reacciones y proximos pasos

  I   Política   I   Fuente: dpa Alemania-elecciones-comicios-bundestag-parlamento-Berlin-merkel-schulz-aleman-canciller

© Jorge Royan / http://www.royan.com.ar, via Wikimedia Commons

Las reacciones a la victoria de la canciller alemana Angela Merkel en las elecciones legislativas del domingo basculan entre las felicitaciones a la política conservadora por su cuarta elección consecutiva y la inquietud por el ingreso de la ultraderecha de la AfD en el Bundestag.

La canciller alemana, Angela Merkel, seguirá al frente de la mayor economía de Europa otros cuatro años tras ganar las elecciones de ayer.

La canciller Angela Merkel recordó hoy a los partidos políticos la "importancia" de contar con un Gobierno estable en Alemania, consciente de la ardua tarea que tiene ahora por delante para buscar alianzas.

"Es importante que Alemania tenga también en un futuro un Gobierno estable", declaró en la rueda de prensa al día siguiente de las elecciones alemanas en las que los conservadores registraron su segundo peor resultado de la historia con un 33 por ciento de los votos.

"Naturalmente hubiéramos deseado un resultado mejor", recordó como ya hiciera en la noche electoral. La mandataria explicó que el partido ha analizado lo sucedido, pero indicó que son "con distancia" el partido más votado en Alemania.

Como ganadora de las elecciones, Merkel comenzará con el cometido de entablar negociaciones con los liberales (FDP), Los Verdes y también con el Partido Socialdemócrata (SPD), a pesar de que este último ya indicó el domingo su intención de regresar a la oposición tras cuatro años de Gobierno con la líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que le hicieron registrar su peor resultado de su historia con un 20,5 por ciento de los votos.

Respecto a cuestiones que dividen a los posibles socios en el Gobierno como el límite a los refugiados que reclama su aliado bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU), y que rechazan Los Verdes y el FDP, Merkel afirmó que buscará la negociación con la CSU y se mostró "optimista" de poder encontrar una solución. "Recordaré la responsabilidad a los partidos susceptibles de formar Gobierno para lograr un Gobierno estable", declaró.

La Unión (CDU/CSU) perdió un millón de votantes que fueron a parar a los ultraderechistas de Alternativa para Alemania, que con un 12,6 por ciento de los votos se convirtió en la tercera fuerza del país, y un 1,2 millones que fueron a los liberales, que obtuvieron un 10,7 por ciento.

La negativa del SPD de reeditar la gran coalición deja como única alternativa una alianza entre conservadores, liberales y ecologistas o un Gobierno en minoría, algo que ya rechazó el domingo Merkel por la inestabilidad que esto conlleva.

 

Merkel y la ardua tarea de formar Gobierno con liberales y Verdes

 

La canciller Angela Merkel deberá desempolvar sus mejores tácticas de negociación para lograr formar Gobierno con el renacido Partido Liberal y la combativa formación de Los Verdes, una vez que el Partido Socialdemócrata (SPD) decidió darle la espalda y volver a la oposición tras su derrota en los comicios del domingo.

Todos en el país son conscientes de que la conocida como alianza "Jamaica", llamada así por los colores de los partidos que hacen referencia a la bandera del país - FDP (amarillo), conservadores (negro) y Verdes- no es la deseada y augura una dura confrontación entre las tres formaciones con propuestas electorales diametralmente opuestas en puntos importantes como la protección del clima, la política fiscal o la de transportes.

Consciente de las dificultades a las que tendrá que hacer frente las próximas semanas, Merkel recordó hoy que "es importante que Alemania tenga también en un futuro un Gobierno estable".

En este sentido, anunció que, como ganadora de las elecciones, entablará conversaciones con los liberales del FDP y los Verdes, pero también con el SPD, a pesar de que éste último ya ha rechazado reeditar la gran coalición con los conservadores que gobernó el los pasados cuatro años.

Esta decisión ha acarreado críticas a los socialdemócratas desde el entramado político, mientras otros destacan la importancia de contar con un líder fuerte en la oposición que pueda hacer frente a los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD), que irrumpió el domingo en el Parlamento como tercera fuerza política.

Pero, ¿es fáctible una coalición "Jamaica"? Inédita a escala nacional, cuenta con experiencia en los estados federados. En 2009, se formó un Gobierno de estos colores en el Sarre, que se disolvió en 2012, y este año se formó otro en Schleswig-Holstein.

No obstante, una cosa es hacerlo dentro de un Parlamento regional y otra ponerse de acuerdo en el ámbito federal si se tienen en cuenta reclamaciones de los ecologistas como el fin del uso del carbón y de los motores de combustión antes de 2030.

De momento, el líder del FDP, Christian Lindner, se mostró hoy abierto a formar Gobierno, pero siempre y cuando se asegure un cambio de dirección política. "Si esto no es posible, entonces nuestro sitio está en la oposición", dijo dejando claro que el partido no está dispuesto a salir de nuevo escaldado de un Gobierno con Merkel como ya pasó hace cuatro años cuando quedó relegado al ostracismo extraparlamentario.

Los liberales quieren un cambio en la política del euro y reactivar la "antigua política orientada a la estabilidad", al mismo tiempo que rechazan la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de contar con un presupuesto para los países que comparten el euro.

Para ello, ya anunciaron en campaña electoral que lucharán por la cartera de Finanzas, conscientes de que es ahí donde reside el poder, aunque esto conlleve derribar al eterno ministro conservador Wolfgang Schäuble, popular en Alemania por su mano dura a la hora de gestionar las finanzas de la mayor economía de Europa. Tradicionalmente, el socio menor en el Gobierno alemán ha ocupado el Ministerio de Exteriores.

Otro punto a tener en cuenta es que si bien son tres formaciones políticas, son cuatro los líderes que se deberán sentar a la mesa de negociación ya que la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel está hermanda con el partido bávaro de la Unión Cristianosocial (CSU). Esto hace prever una acalorada discusión en torno a la política de refugiados.

La CSU insiste en limitar a 200.000 por año el número de refugiados que reciba el país. Por contra, los Verdes y el FDP se oponen categóricamente a un tope y proponen la creación de una ley de inmigración regulada por un sistema de puntos.

A pesar de este negro panorama, Merkel se mostró optimista al ser preguntada al respecto e insistió en que apelará a la "responsabilidad" de los partidos para lograr un "Gobierno estable".

No todos comparten el optimismo de la canciller. "Los alemanes quieren estabilidad política, algo que no ofrece ni unas nuevas elecciones ni un Gobierno en minoría liderado por Angela Merkel, que debería buscar mayorías. Sin embargo, las diferencias en los programas de los partidos y la cierta controversia desencadenada durante la campaña electoral hará extremadamente difícil fraguar una coalición de este tipo a nivel de contenido", explicó el politólogo Oskar Niedermayer al diario económico alemán "Handelsblatt".

Una alianza "Jamaica" no será en cualquier caso "un matrimonio por amor", sino una alianza limitada en el tiempo con el objetivo de evitar males mayores y que Merkel quiere formar antes de Navidad, algo que según el politólogo es "extraordinariamente ambicioso".

 

Schulz: el SPD alemán "quiere ser una oposición fuerte"

 

Martin Schulz, el candidato socialdemócrata derrotado en las elecciones generales de Alemania, confirmó hoy la "decisión clara" de su partido de ir a la oposición.

"Nuestra intención es luchar por forjar el futuro de nuestro país desde la oposición", dijo el ex presidente del Parlamento europeo ante militantes en la sede del partido en Berlín.

El Partido Socialdemócrata obtuvo el 20,5 por ciento de los votos, su peor resultado histórico, y Schulz vio frustrado por todo lo alto el intento de desbancar a la conservadora Angela Merkel, que podrá encadenar un cuarto mandato consecutivo.

Sin embargo, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel sufrió serias pérdidas y tendrá que buscar nuevos aliados para formar Gobierno tras la negativa de los socialdemócratas, hasta ahora sus socios de coalición.

Los resultados electorales dejan a Merkel como opción un tripartito con el Partido Liberal y Los Verdes como la que rige el estado norteño de Schleswig-Holstein, una alianza que se avizora difícil por las diferencias que separan especialmente a los liberales, cercanos al empresariado, y los ecopacifistas.

"Ha comenzado una nueva temporada", dijo Schulz trazando una comparación con el mundo del fútbol y destacó la importancia de que el SPD trabaje desde la oposición "para apuntar a los errores del Gobierno". El presidente de los socialdemócratas anunció en la noche del domingo que no asumirá la jefatura del grupo parlamentario, cargo para el que propuso a la hasta ahora ministra de Trabajo, Andrea Nahles.

 

En Alemania cayó otro bastión de la socialdemocracia europea

 

"Hemos perdido de forma estrepitosa", admitió Martin Schulz, el candidato del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) que vio hecho añicos este domingo las aspiraciones de desbancar a la canciller conservadora Angela Merkel en los comicios generales.

Schulz elevó a su partido a niveles de popularidad por encima del 30 por ciento al anunciar su candidatura a fines de enero, pero vio desinflarse gradualmente el apoyo hasta sufrir el domingo la derrota más dolorosa, con un mínimo histórico del 20,5 por ciento de los votos.

El ex presidente del Parlamento europeo era una de las últimas promesas de la socialdemocracia del continente. Para sus vecinos del bloque, era el político llamado a revivir una familia que fue perdiendo fuerza en cada cita con las urnas en medio del auge de los populismos y la aparición de nuevos partidos tanto de izquierda como de derecha.

En Francia, el Partido Socialista sufrió meses atrás una paliza con un 6,4 por ciento de los votos en las elecciones ganadas por el carismático centrista Emmanuel Macron y perdió incluso votos en favor de la izquierda radical al mando del elocuente Jean-Luc Melenchon.

Tras luchas intestinas, el PSOE español busca con denuedo recuperar el papel de principal partido opositor que le arrebató la nueva estrella de la izquierda Podemos.

En Holanda, el Partido Laborista (PvdA), antaño una de las grandes formaciones del país, se hundió por debajo del seis por ciento en los comicios generales de marzo, mientras que el más radical Partido Socialista ganó terreno.

El partido socialista griego, el PASOK, se desplomó a poco más del seis por ciento después de que estallase la crisis económica que aún atenaza al país heleno.

Sólo cuatro países de Europa occidental, Austria, Italia, Portugal y Suecia tienen Gobiernos liderados por partidos socialdemócratas o de centroderecha.

Durante décadas, estas agrupaciones rigieron los destinos de muchas democracias europeas. Contaban con una base sólida de electores en la clase trabajadora y fuertes lazos con los sindicatos para forjar lo que se conoce como el "Estado de bienestar", la combinación de una economía de mercado con un fuerte componente de contención social.

También lo hizo el SPD germano, el partido más antiguo de Europa, con 154 años a cuestas, que ahora se relame las heridas.

La centro-izquierda europea "está claramente en tendencia a la baja", señala Patrick Diamond, profesor de ciencias políticas de la Universidad Queen Mary de Londres. "La cuestión clave cuya respuesta desconocemos aún es si será un ciclo o una tendencia permanente", explica.

Los expertos constatan que estas formaciones ya no logran conseguir el 30 y 40 por ciento de los votos de la posguerra y han visto erosionarse la tradicional clase trabajadora europea.

En Alemania, el antiguo partido de los trabajadores se ha convertido en una formación de empleados y funcionarios. Según datos del instituto de investigación económica DIW, un 19 por ciento de los votantes del SPD están afiliados a un sindicato frente a un 24 por ciento de quienes ahora dan su voto a los populistas de derecha de Alternativa para Alemania (AfD).

Según Diamond, también existen factores más inmediatos que han tenido impacto en la centroizquierda: "La crisis financiera global, particularmente en los países en los que la centroizquierda estaba en el poder, causó mucho daño".

En el caso del SPD, los recortes promovidos a principios de los 2000 por el canciller Gerhard Schröder llevaron a una sangría electoral y al fortalecimiento del Partido La Izquierda, del que aún no se recupera pese a haber impulsado como socio menor de Merkel logros sociales como el salario mínimo.

"El SPD nunca ha ganado una campaña basada en la justicia social", constató Manfred Güllner, director del instituto demoscópico germano Forsa. Ahora, Schulz y los suyos anunciaron que pasarán a la oposición tras estar en el poder en 15 de los últimos 19 años.

Para el politólogo Thorsten Fraas, de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, los socialdemócratas alemanes sólo podrán regenerarse en la oposición. "Si lo consiguen, será solamente así", dijo a dpa el politólogo, confirmando el panorama incierto de la centroizquierda.

 

Alice Weidel y Alexander Gauland, las cabezas de AfD en el Parlamento

 

Los más de 90 diputados de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) que se sentarán en el Parlamento germano estarán comandados por Alexander Gauland, un veterano político y antiguo miembro del partido conservador de Merkel, y la economista Alice Weidel, enmarcada en el ala liberal-conservadora.

A pesar de conformar, en teoría, un dúo con perfiles antagónicos, ambos cabezas de cartel comparten su querencia por el discurso provocador y la polémica.

Alexander Gauland: Abogado de profesión, comenzó su carrera política en la conservadora CDU que preside la canciller y llegó hasta jefe de despacho del Gobierno del estado federado de Hesse.

"Que se vayan preparando para la que les espera", declaró el político conservador después de que se conociera el buen resultado de su formación en las elecciones legislativas del domingo.

"Vamos a recuperar nuestro país y a nuestra gente", añadió el lenguaraz político de 76 años, conocido por su estilo de vestir británico y sus corbatas con motivos caninos. A pesar de que antaño gozaba de una cierta reputación como intelectual, sus posturas radicales han espantado a muchos.

Recientemente desató la indignación generalizada al proponer que la responsable de la política de inmigración del gobierno, la germano-turca Aydan Özoguz, sea "tirada a la basura en Anatolia".

Otra frase polémica fue la que pronunció en mayo de 2016 sobre el futbolista de color Jerome Boateng: "La gente lo considera un buen futbolista, pero no quiere tener a Boateng como su vecino", señaló Gauland al diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung", causando gran indignación en Alemania.

Boateng, uno de los pilares en la defensa de la campeona del mundo, es uno de los numerosos jugadores de la selección alemana con origen extranjero. Nació en Berlín de padre ghanés y madre alemana.

Alice Weidel: Doctora en Economía de 38 años y antigua analista del grupo bancario Goldman Sachs, se doctoró en 2011 con summa cum laude con una tesis sobre el futuro del sistema de pensiones chino. En el país asiático residió durante seis años.

En AfD recaló recién fundado el partido, en 2013, atraída por su posición euroescéptica.

A diferencia de los nacionalistas en sus propias filas, Weidel aboga por permitir el ingreso de inmigrantes cualificados de acuerdo a las necesidades de Alemania, siguiendo el modelo canadiense, según repite a menudo.

En el plano económico, es partidaria de que Alemania abandone el euro y condena los millonarios rescates de países europeos altamente endeudados llevados a cabo hasta el momento.

Su vida personal -es lesbiana y tiene dos hijos con una suiza procedente de Sri Lanka- llama la atención por no encajar milimétricamente con los estándares del partido. No en vano, los postulados del partido estipulan que "las familias con padre, madre e hijo deben estar nuevamente en el centro de la política estatal".

Durante la campaña electoral, causó asombro al abandonar en directo un plató de televisión pública en el que debatía con aspirantes de otros partidos al verse acorralada y sucesivamente interrumpida por los demás.

 

Juncker: Europa necesita un "Gobierno estable" en Alemania

 

Las reacciones a la victoria de la canciller alemana Angela Merkel en las elecciones legislativas del domingo basculan entre las felicitaciones a la política conservadora por su cuarta elección consecutiva y la inquietud por el ingreso de la ultraderecha de la AfD en el Bundestag.

-UE: El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, escribió a su correligionaria en una carta que "Europa necesita ahora más que nunca un Gobierno estable (en Berlín)". Juncker indicó que "los grandes desafíos globales" precisan un Gobierno alemán que contribuya a modelar el continente con un espíritu vigoroso y además deseó suerte a la canciller en las negociaciones de coalición.

El portavoz de Juncker señaló asimismo que el presidente de la Comisión Europea habló por teléfono hoy con la canciller, a la que instó a plantar cara a los argumentos de los populistas en el continente, evitar la autocomplacencia y explicar mejor Europa.

-RUSIA se ha mostrado cautelosa con la victoria de la líder conservadora. La canciller ha ganado las elecciones pero todavía tiene que formar Gobierno, precisó hoy en Moscú el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. "Lo seguiremos muy atentamente", señaló, según Interfax. Sólo tras un análisis más preciso se pronunciará el presidente Vladimir Putin, agregó el funcionario, que sí destacó que Alemania es un un socio muy importante de Rusia, sobre todo para el comercio y las inversiones.

El politólogo Fiodor Lukyanov dijo que si se llega a formar una coalición con Los Verdes y éstos asumen el Ministerio del Exterior, sería desventajoso para Moscú. Los Verdes mantienen una postura muy crítica en determinados temas relacionados con Rusia, según señaló el analista, considerado próximo a Moscú.

- FRANCIA: El portavoz del Gobierno francés, Christophe Castaner, calificó los resultados de las elecciones generales de Alemania como una "victoria amarga" para la canciller Angela Merkel. En declaraciones al canal BFMTV, Castaner se refirió al resultado del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que consiguió un 12,6 por ciento de los votos y se convirtió en la tercera fuerza política del país. Según Castaner se trata del ascenso de una extrema derecha "muy dura, muy radical". "Y en Alemania eso es más significativo que en cualquier otra parte", señaló.

- MINISTRO DE EXTERIORES DE BÉLGICA: El ministro de Asuntos Exteriores belga, Didier Reynders, calificó de "debacle" el buen resultado obtenido por el partido euroescéptico AfD y pidió en consecuencia una renovación de la Unión Europea.

"Creo que, tras las elecciones en Alemania, tenemos que iniciar un debate concreto sobre el futuro de Europa", dijo Reynders hoy en Bruselas. "El ascenso de los extremistas en Alemania, al igual que antes en Francia y Holanda, nos debería llevar a tomar reformas muy prácticas", dijo señalando en concreto reformas económicas y sociales en la eurozona así como una renovación de las políticas de seguridad, migración y defensa. "Fue una "debacle", realmente deberíamos comenzar de nuevo", agregó el político liberal.

- ESPAÑA: El jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, escribió en Twitter tras conocer la victoria de su correligionaria: "Felicito a Angela Merkel por la victoria de la @CDU en las elecciones generales. Una #Alemania fuerte en una #Europa mejor". Además, escribió a la mandataria un telegrama en el que destacó : "Estoy seguro de que dichos resultados constituirán un poderoso incentivo para continuar desarrollando la acción del Gobierno alemán e impulsando, con determinación y altura de miras, el proyecto de integración europea", ha escrito Rajoy.

"Europa en su conjunto necesita una Alemania comprometida con el reforzamiento de la Unión Europea, fuente primordial de bienestar para nuestros ciudadanos", añade el presidente del Gobierno en el telegrama a Merkel.

- TURQUÍA: El primer ministro turco, Binali Yildirim, confía en normalizar el contacto bilateral y propuso abrir un "nuevo capítulo" para "reparar" las relaciones entre ambas naciones, según dijo en entrevistas con varias televisiones. "Regresemos a la normalidad, ocupémonos de otros asuntos", agregó.

La canciller, agregó, ha visto que la polémica con Turquía no le ha aportado más votos. "¿Quién ha ganado? Los racistas han ganado", agregó.

Las relaciones entre Alemania y Turquía han empeorado desde hace tiempo y en la actualidad parecen congeladas. El Gobierno turco acusa a Alemania de apoyar a terroristas, mientras que el alemán exige la liberación de compatriotas como el corresponsal del diario "Die Welt" Deniz Yücel, encarcelado por motivos políticos.

- MARINE LE PEN: La líder del Frente Nacional francés felicitó al AfD por su "histórico resultado electoral". "Este es un nuevo símbolo del despertar de los pueblos europeos", expresó la política de extrema derecha en Twitter.

- LIGA NORTE ITALIANA: La xenófoba Liga Norte italiana se sintió reafirmada en su discurso. "El deseo del cambio está creciendo, luego nos toca a nosotros", indicó el líder del partido Matteo Salvini en Twitter.

- MINISTRO DE EXTERIORES ITALIANO: "Felicidades a Angela Merkel. Alemania volvió a elegir a los partidos populares y no a los populistas. Gana el sano sentido común", escribió Angelino Alfano en Twitter.

- MINISTRO DE EXTERIORES DE LUXEMBURGO: Jean Asselborn se mostró horrorizado por el éxito electoral de los ultranacionalistas. "Setenta años después del fin de la guerra, los neonazis vuelven a sentarse en el Bundestag (Parlamento)", dijo Asselborn a dpa.

- PRESIDENTE DEL PARLAMENTO EUROPEO: Antonio Tajani felicitó a Merkel por su victoria. "Felicidades Angela Merkel. Alemania sigue comprometida con la idea europea. Ahora trabajaremos juntos para reformar Europa", tuiteó Tajani en inglés y en alemán.

- PRIMER MINISTRO DANÉS: Lars Lokke Rasmussen felicitó a Merkel por un nuevo mandato. "Necesitamos estabilidad en Europa", aseguró en Twitter. "La pérdida aún mayor de la coalición gobernante sólo puede ser vista como una advertencia para los políticos que no escucharon lo suficiente las preocupaciones del electorado".

-BENJAMIN NETANYAHU: El primer ministro israelí felicitó a Merkel. "Felicidades para Angela Merkel, una verdadera socia de Israel, por su reelección como canciller de Alemania", publicó en Twitter.

 

 

Noticias relacionadas