Elecciones regionales en Alemania: miedo a los populistas de derechas

  I   Política   I   dpa Alemania-Mecklemburgo-Antepomerania-Occidental-parlamento-regional-castillo

Landtag Schwerin, via Wikimedia Commons

Tras las vacaciones estivales, el nuevo curso político se inicia en Alemania con unas elecciones que podrían poner en aprietos a la canciller Angela Merkel.

(dpa) - Este domingo, el estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental (en el norte del país) elegirá un nuevo Parlamento y, como viene siendo habitual en los últimos tiempos, el miedo a un posible éxito electoral del partido populista de derechas "Alternativa para Alemania" (AfD) planea sobre la Cancillería berlinesa.

Los comicios del domingo tienen un significado especial para la mandataria alemana. No sólo por las lecturas que de sus resultados se puedan hacer a nivel nacional, sino también porque estas elecciones tienen un componente emocional para la política conservadora.

Mecklemburgo-Pomerania Occidental es el distrito electoral de Angela Merkel y cosechar una derrota en casa sería un trago muy amargo que seguramente ocuparía titulares y portadas tanto en Alemania como en el extranjero.

En la región, las encuestas han otorgado en las últimas semanas a AfD, formación fundada en el año 2013, una intención de voto por encima del 20 por ciento, un nivel similar al que pronostican para la Unión Cristiano-Demócrata de Angela Merkel.

Este índice de apoyo les serviría a los populistas de derechas para contar con representación parlamentaria en nueve de las 16 cámaras regionales.

El partido comandado por la euroescéptica Frauke Petry logra en la actualidad sus mayores índices de popularidad gracias a su posición crítica con la política de refugiados de Merkel.

No en vano, la canciller ve cómo, un año después de la histórica decisión de abrir las fronteras a los ciudadanos sirios que huían de la guerra, su popularidad ha caído al nivel más bajo del último lustro.

Según una encuesta publicada por la televisora pública ARD, solo un 45 por ciento de los alemanes se mostraron conformes con la gestión de la presidenta de la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU).

Se trata del nivel más bajo de popularidad desde agosto de 2011. El sondeo situó a Merkel en el sexto lugar en la escala de políticos preferidos por la opinión pública alemana a poco más de un año de las elecciones generales.

En Mecklemburgo-Pomerania Occidental, una región con poca densidad de población y poco pujante económicamente, gobierna desde el año 2006 una gran coalición integrada por el partido socialdemócrata (SPD) y los cristianodemócratas de Merkel (CDU).

Los sondeos indican que, a pesar de la pérdida de votos que previsiblemente sufrirán los dos principales partidos, el SPD y la CDU podrán mantener su mayoría.

También avanzan que cinco partidos lograrán el domingo hacerse con escaños en el Parlamento de Mecklemburgo. Además de los socialdemócratas, la CDU de Merkel y los populistas de derechas AfD, contarán con asientos en la Cámara regional Los Verdes y La Izquierda, formación que aglutina a los ex comunistas de la Alemania del Este.

En caso de que los resultados compliquen la reanudación de la gran coalición, se sopesa la posibilidad de forjar una alianza de izquierdas integrada por el SPD, La Izquierda y Los Verdes.

Asimismo, se espera que el partido de extrema derecha NPD no logre traspasar la barrera del cinco por ciento, el mínimo de votos exigidos en el país centroeuropeo para lograr representación parlamentaria, y así desaparezca definitivamente de las cámaras regionales.

Cerca de 1,33 millones de alemanes están llamados a las urnas en Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Tan solo dos semanas después se celebrarán comicios también en la ciudad-Estado de Berlín.

 

 

Noticias relacionadas