NEWSTICKER

El BCE mantiene su política de retirada gradual de estímulos

  I   Economía   I   Fuente: dpa

En vista de la robusta evolución de la coyuntura económica en la zona euro, el Banco Central Europeo El BCE mantiene las tasas en mínimo histórico del cero por ciento(BCE) reafirmó hoy sus planes de retirar gradualmente la batería de estímulos desplegada tras varios años de crisis.

El guardián del euro aspira a poner fin al multimillonario programa de compra de activos a finales de 2018, según corroboró el BCE al término de una sesión del Consejo de Gobierno en la sede de Fráncfort.

Sin embargo, el banco resolvió mantener invariable la principal tasa de interés de la zona euro en el cero por ciento, su mínimo histórico, y confirmó la intención de no alterarla por lo menos hasta el verano (boreal) de 2019.

La entidad monetaria tampoco modificó la tasa negativa del 0,4 por ciento con la que penaliza a los bancos que depositan su dinero en la caja fuerte de Fráncfort.

El presidente del banco, Mario Draghi, destacó que la economía de la eurozona continúa por la senda del crecimiento, pero matizó que persisten riesgos como los conflictos comerciales.

"Estamos viendo que las tasas de crecimiento se están estabilizando lo que es muy bueno para la eurozona, esperamos que en la segunda mitad del año el crecimiento seguirá siendo sólido y amplio, basado en el de distintos sectores y países", señaló el banquero italiano.

"Pero todavía se necesitan estímulos de política monetaria significativos", dijo Draghi.

En este contexto mencionó la amenaza del proteccionismo y saludó el acercamiento producido entre Estados Unidos y la Unión Europea para frenar la guerra comercial.

"Visto desde el punto de vista general, es una buena señal porque muestra que hay voluntad de discutir nuevamente los asuntos comerciales en un marco multilateral", comentó Draghi sobre los resultados de una reunión celebrada entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Sin embargo, Draghi aclaró que era "prematuro" emitir una valoración y dijo que el BCE había "tomado nota" a la espera del análisis del contenido del acuerdo.

En cuanto a la inflación, Draghi indicó que el BCE espera que aumente gradualmente en el mediano plazo y se acerque más a un valor estable cercano al dos por ciento. En junio, la tasa de inflación en la zona euro trepó al 2,0 por ciento, espoleada por un fuerte aumento de los precios de la energía.

"Si Ud. ve la inflación sin el petróleo y los alimentos está en el 0,9 por ciento frente al 1,1 por ciento del mes anterior. Y la inflación subyacente sigue siendo débil (...) Es demasiado temprano para cantar victoria", advirtió.

"Tenemos que ser prudentes, pacientes y persistentes en la política monetaria", insistió.

Draghi confirmó para finales de 2018 la conclusión del multimillonario programa de compra de deuda con el que desde hace tres años el BCE pretende impulsar el crecimiento y la inflación.

El repliegue de sus estímulos comenzará en octubre, momento en el que la institución reducirá a la mitad sus adquisiciones mensuales de activos, que pasarán de los 30.000 millones de euros actuales a 15.000.

En estos últimos tres años y hasta junio, el guardián del euro adquirió títulos de deuda soberana y acciones de empresas por valor de 2,46 billones de euros (2,8 billones de dólares).

Sin embargo, el BCE seguirá siendo un gran actor en el mercado de valores más allá de 2018 porque el dinero de títulos que venzan será reinvertido "por un periodo de tiempo extendido" y "en cualquier caso tanto como sea necesario para mantener las condiciones de liquidez y un amplio grado de acomodación monetaria".

Al ser recordado por una periodista que se cumplía el sexto aniversario de aquel discurso de 2012 en el que lanzó que el BCE estaría dispuesto a hacer lo que fuese necesario para reactivar la eurozona, Draghi afirmó con satisfacción que el euro ahora se asienta sobre bases más sólidas que entonces.

"Esos tiempos ya son muy lejanos", comentó el banquero italiano, para acto seguido recalcar el papel que jugaron los países miembros, que llevaron adelante reformas estructurales y trabajaron para reforzar la unión monetaria.

"La verdadera razón para que el Consejo de Gobierno esté orgulloso es que ha conseguido preservar la estabilidad de precios en circunstancias muy difíciles en todos estos años", celebró.

Ver noticia en Fuente: dpa

16.11 15.11 14.11 13.11 12.11 11.11 10.11 9.11 8.11 7.11 6.11