3 de octubre, día de la Reunificación alemana

  I   Cultura Alemania-unificacion-1990-muro-berlin-unidad-alemana-RDA

By Superikonoskop (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

El 3 de octubre los alemanes conmemoran la Reunificación de la Alemania dividida que tuvo lugar en 1990. Este año la celebración tendrá lugar en Maguncia.

(PA/lhn) Este año tendrá lugar el 27 aniversario de la Reunificación alemana, desde aquel 3 de octubre de 1990, 327 días después de la caída del muro, en el que las dos Alemanias se unieron dando lugar a la actual República Federal Alemana y se celebrará del 2 al 3 de octubre en Maguncia (Renania-Palatinado).

Los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y la Unión Soviética habían firmado el Tratado “Dos más Cuatro” a favor del proceso de reunificación de ambos Estados, en la RDA tenían lugar grandes manifestaciones (las conocidas como “manifestaciones de los lunes” especialmente famosas en Leipzig) pidiendo la democratización del país y el Gobierno de Alemania del Este estaba cambiando. Por otra parte, en septiembre de 1989, el ministro de asuntos exteriores de la RFA, había dado su mítico discurso desde el balcón de la embajada alemana en Praga, en el que anunció a los refugiados de la RDA que podrían llegar a Alemania Occidental gracias a los nuevos acuerdos alcanzados. El muro en Berlín había caído el 9 de Noviembre de ese mismo año, los votantes orientales eligieron a los partidos que abogaban por la unificación y los dirigentes tanto de la RDA como de la RFA estaban trabajando en el Tratado de Reunificación. Se daban todos los ingredientes para la unión de las dos Alemanias, lo cual cristalizó el 3 de Octubre de 1990 con la adhesión de la RDA en la RFA.

Las consecuencias de la Reunificación de Alemania son muchas. Aunque se suele hablar de la democratización de la RDA así como de la instauración del libre comercio y del aumento da las libertades generales en Alemania del este, la desaparición de la Stasi, los juicios a los soldados que vigilaban el muro de Berlín, etc. también hay quien habla de las consecuencias negativas de la privatización del sector público o, en definitiva, de la instauración de capitalismo en los Estados Federales que se incorporaron a la República Federal Alemana.

Los alemanes han llevado a cabo un proceso de enfrentamiento crítico con el pasado, un claro ejemplo de ello es la conocida como “administración Gauck”. Se trata de la institución que desde 1990 se encarga de gestionar los archivos de la Stasi sobre personas, a los que puede acceder el público. Esta institución fue gestionada por Joachim Gauck, presidente de Alemania entre 2012 y 2017.

Hoy en día siguen apreciándose diferencias entre las dos Alemanias, tanto a nivel salarial y de desempleo como en los resultados electorales, siendo el voto más progresista en los Estados de la antigua RDA, pero también mayor el surgimiento de partidos neonazis. Si bien es verdad que la migración del este al oeste paró por primera vez en 2012, lo cual indica cierto equilibrio entre los dos antiguos Estados. Otro dato que nos indica la actual unión de facto de ambos antiguos Estados es el hecho de que la actual canciller alemana se crió y estudió en la RDA. Los debates sobre estas cuestiones siguen copando los programas de televisión y radio y tanto la reunificación como la caída del muro son ya un clásico en el cine y la literatura alemanas – al final del artículo podéis ver algunos títulos por si os interesa acercaros a la cuestión de una manera diferente-.

Por una parte, hay quien echa de menos la RDA, movimiento al que se ha llamado Ostalgie, haciendo un juego de palabras entre las palabras Ost (este) y Nostalgie (nostalgia). No es difícil encontrar a gente que lleva en sus bolsos al famoso Ampelmann (diseño de la RDA para indicar el verde en los semáforos) o que buscan en el mercado productos de la antigua RDA como la Vita Cola o el champán Rotkäppchen. Algunos van más allá de la estética y añoran los servicios públicos o las instituciones comunistas, entre otras cosas.

Por otra parte, hay cierto acuerdo general sobre las ventajas de la reunificación, que conciernen como decíamos a la democratización de Alemania del Este. Aunque según una encuesta publicada en SPIEGEL, los ecos de esta tapa histórica cada vez son más lejanos, ya que solo uno de cada dos alemanes sabe la fecha de construcción del muro. ¿Tú te acuerdas?

En cualquier caso, el 3 de Octubre siempre es motivo de celebración en Alemania. Cada año, la fiesta principal se organiza en una ciudad diferente, donde hay un programa repleto de actos y actividades que se puede consultar en su página oficial. Aquí os dejamos la web de la celebración de la Reunificación de este año que, como decíamos, se celebra en Maguncia.

Mas información: El camino hacia la reunificación alemana en 1990

Lo prometido es deuda, aquí te dejamos alguna de las películas y libros más importantes cuya historia tiene lugar al rededor de la Reunificación alemana, la caída del muro o la convivencia de las dos Alemanias.

Películas:

Good bye, Lenin! es una película del 2003 protagonizada por Daniel Brühl que trata la reunificación de una manera dulce y cercana que no te dejará indiferente.

La vida de los otros, largometraje del 2006 que transcurre en Berlín, al rededor de un escritor crítico con el Regimen de la RDA y de un trabajador de la Stasi que tiene que vigilarle.

El cielo sobre Berlín es un clásico delicioso de Wim Wenders ambientado en los 80 en Berlín que no te debes perder si te gusta el cine con mayúsculas.

Herr Lehmann, largometraje del 2003 que narra los días que rodean la caída del muro en torno a una serie de personajes decadentes del barrio Kreuzberg de Berlín.

Libros:

La avenida del sol, de Thomas Brussig sobre un grupo de jóvenes que vive los últimos días del Regimen de la RDA.

Kruso, de Lutz Seiler, probablemente la última novela sobre la reunificación, aparecida este año.

Lo que queda, de Christa Wolf, novela corta publicada en 1990 y que narra la persecución que la propia autora sufre por parte de la Stasi con un estilo personal y un gran lirismo.

¿Nos recomendáis alguna obra más?

 

 

Noticias relacionadas