El Vino Nuevo está aquí: "Federweißer", una especialidad del otoño en Alemania

  I   Cultura Vino Nuevo_Alemania_Festival del vino

By Dot Nielsen (Flickr _MG_5303b) [CC BY-SA 2.0 (httpcreativecommons.orglicensesby-sa2.0)], via Wikimedia Commons

El principio del otoño trae consigo la recogida de la uva que permite a los alemanes disfrutar de un vino muy apreciado. La bebida alcohólica con la que los viticultores abren la temporada de vino se llama Federweißer, Bitzler o vino nuevo.

(PA/ab) En las regiones vinícolas de Alemania, a finales de verano se da el pistoletazo de salida a la vendimia. Las uvas más tempranas, especialmente la clase de uva blanca como Müller-Thurgau o Solaris, pero también variantes tintas como Frühburgunder o Dornfelder, están listas para la recogida a finales de agosto o principios de septiembre. Estas uvas son utilizadas por los viticultores para producir un exquisito vino de temporada, que en realidad no es un vino del todo: el Federweißer.

Zumo de uva con un toque especial

Las uvas tempranas son vendimiadas y prensadas y el zumo no se filtra más. Se almacena en bidones o barriles abiertos donde la fermentación alcohólica comienza rápidamente y el mosto de uva se transforma en poco tiempo en la apreciada bebida alcohólica. Todas las variantes del zumo de uva que aún no se ha pisado convirtiéndolo en vino blanco, rosado o tinto, se denomina Vino Nuevo de manera general, o Federweisser el blanco y Federroter el tinto. Hasta ahora la variante blanca era la más común, aunque el Federroter va ganando popularidad.

Una vez el mosto de uva ha alcanzado un contenido de alcohol del 4% puede venderse con la denominación correspondiente. El Vino Nuevo continúa fermentando hasta que casi todo el azúcar se ha convertido en alcohol, pudiendo alcanzarse un contenido de alcohol de hasta el 11 %. ¡Esta especialidad de otoño alemana no deja a nadie indiferente!

Después de la compra hay que evitar almacenar durante largos periodos el Federweißer, ni si quiera en frío, ya que la fermentación continúa rápidamente, así que es recomendable beberlo en pocos días, según el gusto. Tras la primera fermentación el sabor es ligeramente dulce, pero en seguida se vuelve más agrio. La mayoría de los bebedores de Federweißer prefieren un punto intermedio y mezclan el fresco con uno más fermentado. Importante: las botellas o bidones en los que se vende deben almacenarse en vertical y no cerrarse herméticamente, ya que el gas que se va formando puede hacer estallar el recipiente.

Otras regiones, otros nombres

Ya hemos mencionado las denominaciones típicas para esta refrescante bebida de otoño: Vino Nuevo (Neuer Wein), Federweißer o –roter y Bitzler. El nombre Federweißer o –roter viene de su aspecto lechoso o turbio, ya que no se filtran las levaduras que convierten el azúcar de las uvas en alcohol. Si se observa desde cerca, parecen pequeñas plumas que se arremolinan en el líquido durante el proceso de fermentación.

Según el grado de acidez, en cada región se utilizan diferentes nombres para referirse al Vino Nuevo. En el Palatinado, debido al proceso avanzado de fermentación y la cantidad de gas recibe el nombre de Bitzler, ya que despierta un agradable cosquilleo en la lengua y, al contrario que el vino acabado, presenta un sabor fresco y burbujeante. Al grado escaso de fermentación se refieren nombres como “Süßer” (Suroeste) y “Bremser” (Franconia) o “Reißer” (Palatinado) y “Rauscher” (Hessen) debido a la fuerte fermentación y el grado más elevado de alcohol.

Con un sustancioso acompañante en un entorno agradable

El Vino Nuevo está disponible en supermercados, bodegas o en las zonas vinícolas alemanas, directamente en mercados callejeros de la mano de los propios viticultores. En estos lugares tienen lugar todos los años los famosos Weinfeste o Festivales del vino, en los que puedes probar la bebida típica in situ y acompañada de exquisitos platos típicos. En el Palatinado, las fiestas del Vino Nuevo o las rutas del vino se denominan a menudo “Bitzlerfeste”. En Landau por ejemplo, el tercer fin de semana de octubre tiene lugar una de las festividades más famosas, la “fiesta del Federweißer”, con en torno a 1000.000 visitantes. Además, la región está a la cabeza de la producción de Vino Nuevo, siendo el origen de la mitad de la producción alemana de Federweißer.

En estos festivales, la bebida agridulce y burbujeante normalmente es servida con platos sustanciosos. Especialmente conocido es el Zwiebelkuchen, un pastel con cebolla parecido al quiche lorraine francés o el Flammkuchen. Otros acompañantes tradicionales son platos de caza, castañas asadas, salchichas de hígado (Leberwurst) o quesos.

Muy sano en buena compañía

No hay que preocuparse porque los platos sean muy pesados, ya que el Vino Nuevo contiene bacterias del ácido láctico y fibra que facilitan la digestión. Además cuenta con una considerable cantidad de vitamina B1 y B2, beneficiosas para el sistema nervioso, la piel, el pelo y las uñas.

Pero cuidado, beber demasiado puede tener notables efectos secundarios, especialmente si se trata de la variante más fermentada. La diarrea o dolor de cabeza al día siguiente pueden ser alguna de las consecuencias de beber alcohol de hasta 11 grados.

¡Y no dejes que nada te estropee el placer de probar el Federweißer!

 

Noticias relacionadas