Guía de los mercados de Navidad en Alemania

  I   Cultura Un paseo por los mercados de Navidad en Alemania

Shutterstock

Los mercados o mercadillos de Navidad son para muchos lo más típico de la Navidad alemana. Allí se mezclan símbolos, decoraciones y sabores típicos de esta época, entre nieve y gorros de lana.

(PA/fs) Es una experiencia especial pasear por estos mercados de Navidad (Weihnachtsmärkte) con sus casetas de madera bien decoradas y descubrir todo lo que puedes encontrar en ellas: manualidades, dulces como las famosas galletas navideñas o el pan de especias, velas, juguetes de madera y ropa de invierno que incluye desde guantes y gorros a zapatillas calentitas. Por supuesto, también encontrarás mucha decoración navideña: bolas de cristal de diversos colores para el árbol de navidad, estrellas de paja para la ventana, belenes artesanales y otro tipo de artesanía regional.

Además, hay muchos puestos de comida y de bebida caliente: Existe una gran oferta gastronómica para todos los gustos y muchas veces tienen su toque regional. Se puede degustar cazuela de champiñones, carne asada, tortitas de patatas con puré de manzana, salchichas y no se debe olvidar acompañar con una taza de Glühwein. Es un vino tinto caliente con especias y es la bebida preferida en los mercados de navidad, porque es ideal para calentarse y luchar contra el frío. Quien prefiere un té con ron, una taza de Feuerzangenbowle (una variante de ponche con ron y azúcar moreno) o un chocolate caliente va a encontrarlo sin problema. Tampoco faltan los licores o aguardientes.

El origen de los mercados de Navidad en Alemania – cubrir las necesidades para el invierno

El origen de los mercados de navidad proviene de las ferias y mercados de la Baja Edad Media, cuando los ciudadanos tenían la posibilidad de hacer las compras para cubrir sus necesidades en invierno. Desde el siglo XIV se permitió tanto a los artesanos como a los fabricantes de juguetes, los tejedores de cestas o los pasteleros poner un puesto para vender estos detalles que se regalaban durante las navidades a los niños. También había puestos con castañas asadas, nueces y almendras.
 
Unos de los mercados con más tradición son los de Augsburgo (desde 1498), Bautzen (1384), Berlín (desde el siglo XVI), Brunswick (desde 1500), Dresde (1434), Frankfurt (1393), Leipzig (1458), Múnich (1310), Núremberg (1697), Maguncia (1788), Jena (1803) y Rothenburg ob der Tauber (siglo XV).

Hoy en día, en algunas ciudades como Berlín, Múnich o Colonia hay varios mercados navideños en diferentes zonas de la ciudad. A veces son temáticos y en la mayoría de los casos hay un árbol de navidad grande y un belén de madera, a veces en tamaño real con ovejas de verdad. Además, se decoran con ramas de abeto y muchas luces que crean un ambiente totalmente mágico. La organización de los mercados de navidad en las ciudades grandes y más frecuentadas se lleva a cabo por profesionales y por su interés turístico abren en general entre el primero de adviento y el 23 de diciembre todos los días.

Sin embargo, hay también muchos mercados independientes de organizaciones locales donde se venden alimentos, bebidas y productos artesanos para un fin benéfico. Estos últimos y muchos mercados en ciudades pequeñas y pueblos suelen abrir solo los fines de semana de adviento.    

Guía de los mercados de Navidad en Alemania - Conociendo Alemania a través de sus mercados navideños

El mercado de navidad más famoso es el Christkindlmarkt de Núremberg, inaugurado por el Christkind con pelo dorado y rizado como un ángel. Un dulce típico son los Nürnberger Lebkuchen (deliciosos panes de especias según la receta tradicional). Rothenburg ob der Tauber es una ciudad pequeñita, pero debido a su casco histórico medieval es especialmente bonita. El ambiente en Augsburgo es muy especial porque su mercado está situado en la plaza delante del ayuntamiento renacentista: Cada fin de semana a las 18h hay un "canto de los ángeles" (Engelsspiel).

Por su parte, Múnich tiene una amplia variedad de mercados navideños. Uno se encuentra tras haber hecho un pequeño paseo por el Jardín Inglés (Englischer Garten) debajo de la torre china. En la plaza ‘Marienplatz’ se ubica el más grande de todos. En el barrio de ‘Glockenbach’ está el mercado rosa que se dirige especialmente al público homosexual y en el prado de la ‘Theresienwiese’, el lugar del Oktoberfest se celebra el Tollwood, un festival de invierno con un amplio programa cultural, distintas ferias de artesanía y mucha comida. 

La atracción del mercado en Stuttgart con sus más de 280 casetas es un belén con varias ovejas, cabras y un burro, todos reales y vivos. En Eslinga cerca de Stuttgart uno se puede zambullir en la Edad Media: Las casetas y los vendedores están todos vestidos de época y casi no se ve luz eléctrica. También en Ulm delante de la catedral gótica con la torre de campana más alta del mundo, se puede acariciar a ovejas y probar una especialidad típica del suroeste de Alemania: Schupfnudeln (unos fideos de patata) con chucrut. Triberg en la selva negra convierte su cascada con unas 900.000 luces en un mar de luces. Heidelberg, famoso por su bonito castillo, ofrece varios mercados de navidad distribuidos por las calles y plazas del casco urbano. Además, hay una pista de hielo para los más atrevidos.

Mercado de Navidad en Frankfürt/ Römerberg. Fuente: Wikimedia Commons: Author Benutzer: Suburbi

A Frankfurt vienen cada año alrededor de 3 millones de visitantes para pasear entre las 200 casetas en la ‘Römerberg’, una de las principales plazas y considerada el centro del casco antiguo. Desde 2012 hay también una sección de PinkChristmas para el público homosexual. Kassel, en el norte de Hesse ofrece un mercado de navidad de cuento: La ciudad de los famosos hermanos Grimm decora las tiendas y especialmente el mercado con las figuras de sus numerosos cuentos. En el sur de Hesse se puede visitar el mercado de Darmstadt o quien busca un ambiente más medieval se va a Michelstadt, con casas de fachadas entramadas que datan del año 1484.

El mercado de navidad en Maguncia que se ubica al lado de su catedral románica crea un ambiente especial: Gracias a guirnaldas de luces que se juntan en una columna en el centro de la plaza, uno se siente bajo un toldo de estrellas. Hay un belén artesanal de tamaño natural y pueden sentarse en unos barriles enormes. En Trier se elige la única “reina del vino caliente” (Glühweinkönigin) y el vino es, por supuesto, de los viticultores de la región. Saarbrücken ofrece varias atracciones especialmente para los niños como talleres y una noria nostálgica.

Colonia es la ciudad que más visitantes recibe: 5 millones de visitantes vienen cada año para tomar su vino caliente a la sombra de las dos torres de la catedral gótica. Al otro lado del Rhin, en Dusseldorf, ponen las casetas alrededor de la famosa calle de compras ‘Königsallee’. Dortmund es conocido porque construyen un árbol de navidad con una altura de 45 metros con más de 1.500 abetos y unas 40.000 luces. En Essen hay un mercado de navidad internacional con más de 200 puestos donde se ofrecen productos de diferentes países y regiones del mundo. Aachen (Aquisgrán), no sólo es famosa por su típico pan de especias, los Printen, sino porque Carlo Magno eligió la ciudad como sede de su imperio. El mercado de navidad tiene lugar alrededor de la catedral y del ayuntamiento. Por su cercanía vienen muchos turistas de Holanda y Bélgica.

El mercado de navidad en Hannover está situado en el casco antiguo y cada año se monta un puesto distinto que tiene como tema uno de los varios “pueblos nórdicos”. En Celle se crea un pequeño bosque donde exponen su artesanía los sopladores de vidrio, plateros y tallistas de muñecas. Desde la torre del ayuntamiento de 61 metros de altura, uno tiene una vista estupenda para ver un mar de luces en la ciudad Brunswick. Goslar ha mantenido su carácter medieval gracias a sus casas con fachadas entramadas. Además, ponen en el casco histórico unas 50 coníferas, creando así el ambiente de un bosque.

Frente al ayuntamiento de Bremen de estilo gótico se puede dar un paseo por los puestos y disfrutar del ambiente que tiene un especial encanto. Hamburgo no sólo ofrece el mercado más grande del norte de Alemania, sino también un mercado erótico en San Pauli conocido por su barrio rojo y la ‘Reeperbahn’. Lübeck es famoso por su mazapán y la oferta gastronómica contiene especialidades con este ingrediente tan rico, por ejemplo manzanas asadas rellenas.

El mercado navideño de Rostock en la costa del mar báltico tiene más de 250 puestos y Papa Noel llega el día 30 de noviembre en barco al puerto de la ciudad. En Schwerin el mercado incluso abre hasta el día 30 de diciembre y una de las atracciones es su pista de hielo. Stralsund ofrece un mercado de navidad en las bóvedas históricas bajo el ayuntamiento y en Ludwigslust se presenta delante del palacio barroco.

También el mercado de navidad de Magdeburgo, frente a su ayuntamiento histórico, abre hasta el 30 de diciembre y tiene una pista de patinaje. Quedlinburg, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, ofrece un ambiente muy especial por su casco histórico lleno de casas con fachadas entramadas. Además, se pueden visitar durante algunos fines de semana del adviento unos 24 patios de casas históricas. La capital alemana Berlín, ofrece por su tamaño diferentes mercados de navidad en los distintos barrios: el más grande está situado en el casco histórico del barrio de ‘Spandau’ donde se pueden visitar unos 250 puestos.

El de Erfurt es el mercado de navidad más grande de la región y como especialidad gastronómica destacan las típicas salchichas de Turingia (Thüringer Bratwurst) que se pueden degustar frente a la catedral y la iglesia San Severi. El mercado de Dresden no sólo es uno de los mercados de navidad con más tradición, sino también es famoso por el ‘Dresdner Stollen’, un pan dulce con frutos secos. Se dice que el mercado de Chenmnitz es uno de los más bonitos de Sajonia. Típico son, igual que en Dresden, las figuras de talla de madera de la región de los montes metálicos (Erzgebirge).
 

En esta web encuentras la información más completa con los mercadillos de navidad en Alemania.

Los mercados de navidad más románticos en Alemania se encuentran en este enlace. Algunos sólo están abiertos un fin de semana. Destacan por su entorno urbano alrededor de un casco histórico o por una ambientación que te transporta a la Edad Media.

También hay mercados de navidad alternativos en Alemania: Aquí puedes consultar más información si estás interesado.

En general, la Información Turística de cada ciudad ofrece una multitud de información online o incluso cuenta con una página web sólo para el mercado de navidad.

Si no tienes la posibilidad o no quieres ir en coche, hay ofertas especiales de la ferroviaria alemana (Deutsche Bahn) o de servicios de autocar que organizan excursiones a diferentes ciudades. No siempre el mercado de navidad más grande, famoso o con más tradición es él que tiene el mejor ambiente. Según una encuesta, los mercados considerados como los más acogedores son los de Heidelberg, Karlsruhe y Garmisch-Partenkirchen y el mejor ambiente navideño se encuentra en Wiesbaden, Maguncia y Karlsruhe.

 

Noticias relacionadas