El seguro médico en Alemania (1/3)

  I   Vivir El seguro médico en Alemania (1/3)

Shutterstock

Todos aquellos que vivan en Alemania tienen que tener un seguro médico. Los requisitos y posibilidades varían en función de la situación laboral o de estudios y la pertenencia a la UE o no. Te explicamos en tres artículos todo lo que necesitas saber al respecto.

En este primer artículo te presentamos el funcionamiento del sistema sanitario en Alemania. Dejamos los seguros médicos obligatorio y privado para el segundo artículo de esta serie.

En general, el sistema sanitario alemán goza de buena reputación a nivel mundial, con una amplia red de médicos y hospitales que ofrecen un acceso relativamente rápido a todos los tratamientos y medicinas necesarias. Sin embargo, los costes de esta amplia atención médica se ubica también dentro de los más caros y, por tanto, las contribuciones para los asegurados suelen ser más altas que en otros países. Sin importar el nivel de ingresos, todos los ciudadanos tienen acceso a este sistema. Desde las últimas reformas en el sistema en los años 2007 y 2009, la afiliación al seguro médico es obligatoria para todos los habitantes de Alemania. Si uno no se asegura puede ser sancionado incluso con efecto retroactivo para todo el período no cubierto, pudiendo hacerse pagar hasta 610,31€ por cada mes sin seguro.

El sistema sanitario alemán

Las entidades aseguradoras en el sistema sanitario alemán son las cajas del seguro médico obligatorio (Gesetzliche Krankenkassen). Las prestaciones obligatorias (Mindestversicherungsschutz) se rigen por el principio de que sean suficientes, necesarias y económicas: tratamientos médicos y hospitalarios, tratamientos con complementos adicionales (por ejemplo, silla de ruedas o audífonos), subsidio por enfermedad (Krankengeld), ortodoncia e inoculaciones preventivas, empastes y dentaduras postizas básicas, etc. Todo lo que exceda esta base se tendrá que financiar por cuenta propia, como la prótesis dental elevada (tapaduras de cerámica u oro), medicina alternativa o una habitación individual en el hospital. Cada asegurado recibe una tarjeta sanitaria electrónica (Elektronische Gesundheitskarte), que desde el 1 de enero de 2014 está personalizada con una foto de carné para prevenir el uso por terceros. Los seguros obligatorios cobran una cuota proporcional al sueldo bruto mensual de los empleados, que está fijada en 15,5%, de la cual el trabajador paga el 8,2%, como ya explicamos con detalle en nuestro artículo sobre las cotizaciones sociales en Alemania. Los hijos que todavía estudian, están asegurados como beneficiarios de sus padres, los jubilados derivan la cuota de su renta y para personas necesitadas o desempleadas la Agencia Federal de Empleo asume la cuota. La cantidad total a pagar a la caja del seguro se compone de todos los servicios obligatorios de la seguridad social incluyendo, aparte del seguro médico, también el seguro de dependencia, de accidente, de pensiones y de desempleo, todas ellas proporcionalmente al sueldo bruto mensual con la participación del empresario, como también explicábamos en el artículo sobre las cotizaciones.

También hay compañías de seguro médico privado (Private Krankenversicherungen) a las que puedes acceder si trabajas por cuenta propia, como funcionario o empleado si los ingresos superan cierta franja salarial. Hay que tener en cuenta que las compañías privadas, a diferencia de las cajas, no se basan en los ingresos del asegurado sino en el perfil de riesgo de enfermar que tenga cada uno, así como el estado actual de salud y las prestaciones que desee obtener. Así, las personas de edad avanzada o aquellas afectadas por una enfermedad pagan una cuota mucho más alta que una persona joven y sana. El seguro para mujeres suele ser también más caro que para los hombres. En caso de contratar un seguro privado como empleado, el empresario tiene que contribuir a la tarifa con el mismo porcentaje que para el seguro obligatorio, es decir, con un 7,3% del sueldo bruto mensual. La gran ventaja del seguro privado suele ser que cubre servicios adicionales a las prestaciones obligatorias, entre ellos la prótesis dental, la atención por el médico jefe o la hospitalización en una habitación individual. También ofrecen tarifas que cubren tratamientos no convencionales, como por ejemplo terapias alternativas o acupuntura. Los costes de los servicios médicos necesarios los abona el asegurado directamente en la consulta por pago adelantado. Contra factura pide posteriormente a la compañía aseguradora el reembolso completo o parcial, dependiendo de las condiciones pactadas.

Es importante saber que con la afiliación al seguro obligatorio directamente se incluye el seguro de dependencia (Pflegeversicherung) que cubre los gastos destinados a asistencia y enfermería en caso de accidentes o enfermedades graves, invalidez, vejez o cuando se necesite ayuda en las actividades diarias. Las contribuciones se deducen de la misma forma, proporcionalmente al sueldo bruto mensual del asegurado. En un seguro médico privado, la dependencia no está automáticamente incluida y hay que solicitarla de manera adicional.

Alemania cuenta con una amplia red de hospitales de diferentes tipos: existen los públicos que están administrados por instituciones estatales, aquellos sin ánimo de lucro afiliados a una iglesia o la Cruz Roja y los que están manejados por empresas privadas. La mayoría de ellos están abiertos a todos los pacientes que tengan un seguro. En 2011 existían 2.045 hospitales de los cuales un 31% eran públicos, un 36% de entidades de beneficencia pública y un 33% privados. En total contaban con 502.029 camas, de las cuales un 77% de promedio estaban ocupadas. Se distingue entre clínicas de asistencia básica (Regelversorgung), que incluye las unidades de medicina interna y cirugía, las clínicas con asistencia especializada (Schwerpunktversorgung), que tienen además de lo básico otras unidades, y las clínicas de asistencia completa (Maximalversorgung), donde se ofrecen todas las especialidades (como las clínicas universitarias). En el sistema sanitario trabajaban unos 449.400 médicos de los cuales 169.800 trabajaban en hospitales y 142.900 en consultas. Cada paciente suele tener un médico de familia fijo que consulta cada vez que se presente una enfermedad o afección (excepto urgencias). Si este lo considera necesario, te manda a un especialista o al hospital con un formulario de transferencia (Überweisung). Es recomendable acudir siempre al mismo médico de familia, ya que así puede seguir tu historial clínico (Krankengeschichte). Es más, si con la compañía de seguro obligatorio eliges la tarifa de médico de cabecera, que detallaremos luego, es incluso obligatorio. Puedes encontrar más información sobre las instalaciones y el cuidado hospitalario en Alemania, así como médicos y hospitales en tu zona más cercana en el siguiente enlace: Weisse Liste.

Para la mayoría de los medicamentos en Alemania existe la prescripción obligatoria (verschreibungspflichtig). El médico expide una receta (Rezept) y el paciente con seguro obligatorio tiene que realizar un pago suplementario (Zuzahlung) de un 10% del precio del medicamento a partir de 5€, pero nunca más de 10€. En el caso de poseer un seguro privado, el pago depende de las condiciones del contrato. Analgésicos suaves, antigripales o productos alternativos son de venta libre y los seguros no suelen pagar por ellos. Para los casos urgentes a deshoras existen farmacias de guardia (Notdienst-Apotheken). Aquí puedes encontrar la farmacia más cercana indicando tu código postal.


El seguro médico en Alemania (2/3).

Este artículo está parcialmente extraído de nuestra guía HOLA ALEMANIA, donde puedes encontrar más información exhaustiva sobre este y otros temas como  la vida en Alemania o el mercado laboral.

Si quieres ampliar la información sobre la seguridad social en Alemania te recomendamos esta guía del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

 

Noticias relacionadas