Bancos, cajas de ahorros y abrir una cuenta bancaria en Alemania

  I   Vivir Bancos, cajas de ahorros y cuentas en Alemania

shutterstock

Al instalarte en Alemania tendrás que abrir una cuenta bancaria uno de los primeros días, algo necesario para alquilar un piso, entre otras cosas. Además, deberás elegir entre una cuenta corriente o una cuenta de ahorros.

En Alemania hay bancos privados (Großbank o Direktbank), cooperativas de crédito (Volksbanken y Raiffeisenbanken) y cajas de ahorro (Sparkassen) que pertenecen a las ciudades o municipios. Se diferencian entre sí en las condiciones y prestaciones que ofrecen, es decir, las tarifas que exigen por una transferencia o por la administración de la cuenta, etc. Entre los bancos hay una gran variedad de ofertas con distintas ventajas, pero las cooperativas y las cajas suelen tener filiales en cada municipio con una persona de contacto y más cajeros para sacar dinero sin pagar comisiones. Este punto puede ser interesante, sobre todo si vives en una aldea.
 

La cuenta corriente (Girokonto) en Alemania

Es casi imprescindible tener una cuenta corriente dado que el alquiler y la fianza en la mayoría de los casos se deben pagar mediante transferencia al arrendatario para que el pago quede documentado. Los gastos para la electricidad, el gas o los residuos urbanos, igual que las facturas para móvil e Internet se suelen pagar automáticamente por domiciliación bancaria. Y si trabajas, recibirás a través de ella la nómina.

Para abrir una cuenta corriente en Alemania vas a necesitar:

  • Documento de identidad.
  • Certificado de empadronamiento.
  • En caso de ser no comunitario, también hará falta el permiso de residencia.


La mayoría de los bancos cobra una comisión mensual por el mantenimiento de la cuenta (Kontoführungsgebühr), para los mayores de 26, que suele deducirse trimestralmente. También se incluye una tarjeta de débito (girocoard, antes EC-Karte) y la opción de pedir una tarjeta de crédito, normalmente VISA o MASTERCARD. La girocard suele tener un chip para cargar dinero en la tarjeta y evitar así el pago en efectivo. Se recarga en los cajeros y existen distintas máquinas que la aceptan sin necesidad de insertar monedas.

Algunos ejemplos de servicios asociados son, por ejemplo, parquímetros, distribuidores automáticos de billetes, máquinas de tabaco o de sellos, distribuidores de dulces y refrescos, etc. Aquí podrás encontrar más información relacionada. Con esta cuenta vas a poder realizar todas las operaciones necesarias, como transferencias (Überweisungen), órdenes permanentes (Daueraufträge), domiciliaciones (Einzugsermächtigungen) y sacar dinero en los cajeros automáticos correspondientes.
 

Aquí hay que tener un poco de cuidado porque este proceso sólo es gratuito si el cajero pertenece al mismo banco o al grupo de bancos que acordaron un convenio entre sí. Si no eres cliente del banco donde retiras el dinero, los bancos privados suelen cobrar una tasa de 1,95€. Las cajas de ahorro y las cooperativas de crédito en cambio establecen sus propias tarifas, que pueden subir hasta 4,95€. Como hemos dicho anteriormente, si vives en un entorno más bien rural puede ser más complicado sacar dinero sin comisiones si optas por una cuenta en un banco privado, dado que no tienen tantos cajeros como las Sparkassen o Volksbanken y Raiffeisenbanken.

La ventaja de los grandes bancos privados es que ofrecen muchas veces una cuenta corriente gratuita, sin comisiones de mantenimiento ni por las distintas operaciones. No obstante, al elegir un banco se debe verificar bien este tema mirando detalladamente las condiciones, ya que muchos publicitan una cuenta corriente gratuita que resulta no serlo del todo. Si no hay comisiones, establecen condiciones que generan costes si no se cumplen, como por ejemplo tener un ingreso mensual o un saldo mínimo, ahorrar una cierta cantidad con otra cuenta adjunta, etc.

La mayoría de estos bancos suelen ser bancos online que tienen pocas filiales físicas y el contacto se suele establecer por teléfono o vía correo electrónico. El online banking es muy común en Alemania y es totalmente fiable debido a una constante vigilancia de los sistemas de seguridad. Vas a recibir distintos números secretos (Pins): para la tarjeta, el registro en la cuenta, además de varios códigos (Tans) para realizar las distintas operaciones. Con ellos vas a hacer, por ejemplo, transferencias cómodamente desde casa a cualquier destinatario. Con los números IBAN y BIC puedes realizar transferencias al extranjero. Dentro de la UE es incluso gratuito.

Por último, hay que tener cuidado con el crédito descubierto (Überziehungskredit) que muchas veces se ofrece al abrir una cuenta corriente. Este crédito también se denomina crédito disponible (Dispositionskredit o Dispo) y depende de los ingresos regulares que tengas, es decir, del salario, sueldo o del patrimonio. Por el uso de este crédito disponible se cobran intereses que pueden llegar a ser muy altos, incluso hasta un 18%.

Antes de dirigirte a un banco te recomendamos realizar una comparación de las mejores ofertas para cuentas corrientes del mercado. Otro comparador muy útil aquí. 

La cuenta de ahorros (Sparkonto) en Alemania

La mayoría de los bancos, e incluso las cajas de ahorro, ofrecen ya la posibilidad de abrir, junto a la cuenta corriente, una cuenta de ahorros que se remunera con intereses y en la que el dinero está siempre disponible. Por eso recibe el nombre de cuenta de depósito a un día (Tagesgeldkonto). No obstante, es posible abrir esta cuenta de ahorro teniendo la cuenta corriente en otro banco. Es necesario disponer de esta última porque va a funcionar como cuenta de referencia (Referenzkonto) para poder gestionar el depósito, dado que la única operación que se puede realizar con ella es transferir dinero a la de referencia. Los intereses han bajado notablemente en los últimos años y en 2018 varían al rededor del 0,5%. Los intereses altos muchas veces sólo se ofrecen durante los primeros 3 o 4 meses y luego bajan al mínimo, así que muchas veces conviene contratar un banco que ofrece intereses más bajos pero constantes. Aquí podrás encontrar las últimas recomendaciones para elegir una de estas cuentas de ahorro.

Existen otras cuentas de ahorro con una rentabilidad más alta. El tipo más habitual de cuenta corriente es el depósito (Festgeldkonto) en el que se fija el dinero para un cierto tiempo previamente establecido. Para estas cuentas muchas veces existe un depósito mínimo (Mindesteinlage) que se tiene que ingresar para poder abrirlas. Hay variantes en las que está permitido sacar dinero, muchas veces relacionadas con una reducción de intereses y otras donde no tienes acceso al dinero hasta que se haya cumplido el plazo fijado. Se suelen hacer para un periodo de entre uno y cinco años y en el mejor de los casos puedes recibir un 1%. Aquí encontrarás una lista completa de los depósitos con los mejores rendimientos del mercado.

Los documentos necesarios para abrir una cuenta de ahorro en Alemania suelen ser los mismos que para la cuenta corriente, es decir, pasaporte o DNI, certificado de residencia y, en algunos casos, el permiso de residencia.

Consejos prácticos para abrir una cuenta bancaria en Alemania

A continuación tienes una pequeña lista de comprobación de las cosas que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un banco donde abrir una cuenta bancaria:

  • ¿Cuáles son las cuotas para el mantenimiento de la cuenta y las operaciones que realizo?
  • ¿En qué cajeros puedo sacar dinero sin pagar tasas?, ¿cuántos hay por las zonas donde me muevo habitualmente?
  • ¿Me otorgan un crédito en descubierto? En el caso de que sea así, ¿por qué suma es y cuántos intereses me cobran?, ¿lo necesito?
  • ¿Cuánto tiempo tardan en activar la cuenta y cuándo recibo mi tarjeta EC?
  • ¿Cuándo puedo solicitar una tarjeta de crédito y cuáles son las condiciones?
  • Para no comunitarios: ¿Hay tasas por realizar transferencias a una cuenta a mí país de origen?, ¿cuánto es por transferencia?


¡OJO! Si mantienes una cuenta en tu país de origen, no te olvides de llevar los documentos de aquella y verificar tener los códigos IBAN y BIC para poder realizar transferencias internacionales. A partir del 1 de febrero de 2014 incluso es obligatorio para transferencias nacionales indicar el número de cuenta con el IBAN. Las transferencias dentro de Europa (Sepa) pueden ser consideradas como nacionales y no causar gastos adicionales, pero entre la UE y otros estados se cobran tasas que los bancos fijan individualmente.

 

Noticias relacionadas