La nueva Ley Federal de Registro alemana

  I   Vivir La nueva Ley Federal de Registro alemana

By Jorge Tineo (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

Una nueva ley en Alemania obliga a los nuevos inquilinos de un piso a confirmar su entrada al mismo y también prohíbe la divulgación de datos personales sin permiso.

Desde el 1 de noviembre existe en Alemania una nueva ley que dice que todo aquel que realice una mudanza deberá informar de su nuevo domicilio a las autoridades competentes. No se trata de una novedad total, ya que, aunque en los últimos años bastaba con un simple aviso en una Oficina del Registro, antes de 2002 la confirmación del dueño ya era obligatoria.

El plazo para notificar el cambio de vivienda es de dos semanas y, si no hay constancia de dicha notificación pasado ese tiempo, el inquilino se verá enfrentado a una cuantiosa multa.

 

¿Qué significa esto y para qué sirve?

Las autoridades alemanas pedirán una confirmación por escrito al propietario que demuestre que el solicitante va a vivir realmente con él o en su domicilio. Así se evitarán ciertos “falsos registros” en los que se ocultaba conscientemente la dirección real de los registrados.

 

¿Qué pasa si no lo hago o si el dueño no quiere hacerlo?

Los propietarios están obligados por la nueva Ley a emitir un certificado para que el nuevo inquilino pueda registrarse en la Oficina del Registro. Para ello, la Oficina del Registro dispone de formularios para rellenar in situ, aunque también cabe la posibilidad de enviar el certificado electrónicamente, aunque con ciertas condiciones. En este caso, los interesados deberán consultar su caso con las autoridades.

En caso de que los propietarios se negaran a cooperar, se enfrentarían a multas de hasta 1000 euros.

 

¿La nueva Ley solamente está relacionada con las viviendas?

En absoluto. Uno de los pilares de esta ley es la protección de datos de los ciudadanos en Alemania. De esta forma, la nueva ley también contempla que solamente se pueda publicar datos financieros con fines publicitarios si los interesados tienen previo consentimiento expreso por escrito (el propietario también podrá dar un permiso permanente para utilizar sus datos si lo creyera conveniente). En caso de no ser así, queda terminantemente prohibida la divulgación de dichas informaciones.

Todos los ciudadanos que alguna vez en su vida han estado registrados en algún hospital, residencia, clínica de rehabilitación, prisión, refugio de mujeres o asilo, podrán ver sus datos protegidos con mayor facilidad gracias a un “aviso de bloqueo condicional”: la Oficina del Registro deberá notificar a los afectados de aquellas personas que quieran tener acceso a sus datos y no dar ninguna información sin permiso para así proteger sus intereses. Hasta ahora solamente estaba prohibido divulgar dichas informaciones si había riesgo de atentado a la vida, a la salud o a la libertad personal de los afectados.

También se hace más transparente la divulgación de información para otros fines comerciales, además de la publicidad y la dirección comercial, como pueden ser la gestión de créditos o la actualización de un inventario. Si una empresa exige datos de registro, debe señalar claramente en la solicitud para qué va a utilizar esos datos. De lo contrario, se verá expuesta a diferentes tipos de multa.

 

Más información:

La Ley al completo

Los cambios más significativos explicados en profundidad

Noticias relacionadas