Empadronamiento en Alemania

  I   Vivir Empadronamiento en Alemania

shutterstock

Cuando te estableces en Alemania uno de los primeros trámites que tienes que hacer es informar a las autoridades alemanas, es decir, empadronarte. Aquí te enseñamos cómo.

El comienzo legal: darse de alta - el empadronamiento en Alemania
 

Después de haber encontrado un hogar, te debes ocupar inmediatamente del empadronamiento (Meldung). Dependiendo de la región, tienes un plazo legal de entre una y dos semanas después del comienzo de la residencia indicada en el contrato de alquiler. Si superas este plazo te pueden multar. La institución responsable para este trámite es la oficina de empadronamiento (Einwohnermeldeamt), que normalmente está incluida en la oficina de servicios de las autoridades municipales (Rathaus o Bürgeramt) de la zona donde vives. Puedes encontrar un listado de las oficinas de atención al ciudadano (Bürgerbüro) en la sección correspondiente en las páginas web de tu ciudad.

Empadronamiento para comunitarios

Para el registro en la oficina de empadronamiento vas a tener que aportar la siguiente documentación:

  • Documento de identidad válido.
  • Contrato de alquiler o de subalquiler.

Eventualmente hacen falta más documentos como un justificante de demanda de empleo, el contrato de trabajo o un certificado de matriculación en un centro de estudios. Por eso recomendamos contactar previamente con la oficina de empadronamiento, te evitará tener que ir dos veces innecesariamente.

En caso de instalarte con tu FAMILIA en Alemania hacen falta también:

  • Certificado de matrimonio.
  • Acta de nacimiento de los hijos.

Si tienes familiares no comunitarios deberéis acudir a la oficina de extranjería (Ausländerbehörde) y pedir una tarjeta de residencia (Aufenthaltskarte) que es válida durante 5 años.

El empadronamiento en Alemania suele ser gratuito para comunitarios. Si te mudas a otro municipio tienes que hacer el mismo trámite a la inversa dándote de baja (Abmeldung) en la misma oficina donde te registraste en su momento. Si te mudas dentro de la misma ciudad sólo tienes que ir a cambiar la dirección: debes acudir a la oficina de empadronamiento de tu nueva dirección, presentar el certificado de baja y repetir el mismo procedimiento para darte de alta allí. No hace falta otro registro (Anmeldung) pasados los primeros tres meses de residencia, como suele ser obligatorio en otros países miembros. Gracias a la libre circulación de personas en Europa no tienes que hacer nada más que empadronarte.

¡IMPORTANTE! En la oficina de empadronamiento te darán un certificado de empadronamiento (Anmeldebestätigung). ¡Guárdalo bien y haz una fotocopia o copia digital!

En el empadronamiento te van a preguntar si tienes afiliación religiosa y debes indicar la confesión. En caso afirmativo se te deducirá mensualmente un 8% del impuesto sobre el salario (Lohnsteuer) para financiar a la iglesia correspondiente. Si no eres religioso y/o practicante, no pongas la cruz sobre la casilla. Ten en cuenta que así renuncias también a algunos derechos, como por ejemplo a enlaces matrimoniales eclesiásticos.

Requisitos para no comunitarios

Aparte del registro en las autoridades municipales (Anmeldung), para los residentes no comunitarios en Alemania hace falta realizar otro paso: pedir el título de residencia (Aufenthaltstitel) correspondiente al visado con el que entraste en el país.

Para pedir el permiso de residencia tienes que ir a la oficina de extranjería (Ausländerbehörde). Recuerda que el plazo máximo es de tres meses después de tu entrada en el país. Es conveniente contactar anteriormente con esta oficina porque se suele necesitar una cita para realizar el trámite. Una vez allí, debes presentar los siguientes documentos:

  • Pasaporte y visado.
  • Certificado de empadronamiento.
  • Comprobante de un seguro médico contratado.
  • Dos fotos de carnet biométricas.
  • Papeles que justifiquen la razón de la estancia (contrato de trabajo, certificado de estudios o de búsqueda de empleo, etc.).
  • Comprobante de financiación en el caso de no disponer de un puesto de trabajo.
  • Eventualmente un certificado médico.
  • Dinero en efectivo para sufragar los gastos.

También te recomendamos comprobar qué documentación en cuestión es necesaria antes de solicitar el permiso, para no tener que volver otro día.

El primer permiso de residencia suele costar hasta 110€ y la prolongación un máximo de 80€. Después de 4 a 6 semanas podrás recoger personalmente el permiso de residencia en la misma oficina de extranjería. Se extiende inicialmente por 1 año y luego se puede prolongar. Desde septiembre de 2011 el permiso de residencia se extiende en forma de título de residencia electrónico; recibirás una tarjeta chip en la que están guardados datos sobre ti, entre ellos una foto de pasaporte y las huellas dactilares.


Este artículo está parcialmente extraído de nuestra guía HOLA ALEMANIA, donde puedes encontrar más información exhaustiva sobre este y otros temas como el mercado laboral.

Noticias relacionadas