El seguro médico en Alemania (2/3)

  I   Vivir El seguro médico en Alemania (2/3)

Shutterstock

En Alemania existe tanto el seguro médico obligatorio público como el privado. En función de tus circunstancias te convendrá o porás elegir entre a uno u otro. Te explicamos los detalles.

¿Qué tipo de seguro médico es el más apto para mí?

Como ya he mencionado, la decisión entre un seguro médico público (Gesetzliche Krankenversicherung o GKV) o un seguro médico privado (Private Krankenversicherung o PKV) no queda del todo a tu elección. Si estás empleado y no tienes ingresos altos, como aproximadamente el 90% de los residentes en Alemania, estás obligado a afiliarte al seguro médico público (pflichtversichert) si recibes un salario bruto anual inferior a la franja salarial oficial (Jahresarbeitsentgeltgrenze o JAEG, Versicherungspflichtgrenze) que en 2015 se sitúa en 54.900€. Al sistema privado sólo puedes acceder (privatversichert) con ingresos por encima de dicho límite, o si eres autónomo o ejerces una profesión libre. Los funcionarios tampoco están vinculados a esta franja y pueden elegir libremente. No obstante, cada uno puede permanecer de forma voluntaria (freiwilligversichert) en el sistema público aunque se vea liberado de la obligatoriedad. Existe también un límite salarial para el cálculo de las cuotas (Beitragsbemessungsgrenze) que en 2014 se sitúa en 48.600€ brutos anuales. La cuantía a partir de esta franja no se considera para el pago de cuotas de la seguridad social.

El seguro médico obligatorio

Existe una amplia variedad de cajas para el seguro médico obligatorio entre las que puedes elegir libremente, pero existen algunos sectores laborales donde se suelen afiliar los trabajadores por las condiciones especiales que ofrecen. Como las cuotas están oficialmente armonizadas en el 15,5% del sueldo mensual bruto, pagas la misma tarifa en cualquier compañía. Sin embargo, algunas cajas piden una contribución adicional (Zusatzbeitrag) que suele ser de unos 8€. Donde más se distinguen las cajas es en los servicios adicionales o en el sistema de premios que ofrecen a sus asegurados. Además, pueden tener tarifas opcionales (Wahltarife): existen compañías que te devuelven la cuota o partes si no necesitas tratamiento médico, dan ventajas económicas si te apuntas a un programa de prevención, o dejan que pagues tus propios costes. Lo que las cajas tienen que ofrecer por ley es una tarifa de médico de cabecera que te beneficia si eliges un médico de su cuadro y siempre acudes a su consulta antes de ir a un médico especialista. Puedes elegir la caja de seguro médico libremente y cambiarte dentro de un margen reglamentario de dos meses de anticipación una vez cumplidos los 18 meses de afiliado. Excepto en caso de producirse un aumento de las cuotas, caso en el que puedes cambiarte antes del período mínimo de afiliación dentro de los 2 meses siguientes a la subida.

¡OJO! Si te decides por una de las tarifas opcionales arriba mencionadas vas a estar ligado como mínimo tres años al seguro correspondiente.

Por todas esas razones y aunque las tarifas sean iguales en todas las cajas, conviene contrastar las distintas condiciones que ofrece cada una para encontrar la opción más apta para ti y tu familia. Aquí puedes hacer una comparación de cajas de seguro médico obligatorio según las prioridades de cobertura que tienes. Aquí se indica la cuota con el máximo ahorro que puedes conseguir si se aplican todas los posibles premios y según la distintas tarifas ofrecidas por la compañía. De todos modos, conviene buscar el contacto personal para recibir asesoramiento personal y poder comparar aún mejor las distintas ofertas.

Para familias suele ser mejor elegir un seguro médico obligatorio, ya que existe la posibilidad de que los familiares estén asegurados gratuitamente mediante el seguro de familia (Familienversicherung), siempre y cuando el asegurado no traspase la franja salarial arriba indicada. En este caso, se puede incluir el cónyuge o la pareja si tiene ingresos inferiores a 385€ brutos mensuales (o 450€ en caso de un empleo menor) y también a los hijos de ambos mientras se encuentren en formación hasta un máximo de 25 años. Por regla general, un seguro médico privado no se puede extender a familiares.


Cada asegurado recibe de la compañía de seguro que ha elegido una tarjeta sanitaria electrónica (elektronische Gesundsheitskarte o eGK) con una foto actual, que tiene que presentar cada vez que se vaya a una consulta médica.

¡IMPORTANTE! En caso de que todavía no tengas un puesto de trabajo y quieras contratar un seguro médico obligatorio, las cajas de seguros suelen pedir la comprobación de que has estado afiliado anteriormente a la Seguridad Social en tu país. Para ello, los españoles deben aportar el formulario E 104 que obtendrás en la oficina de la Seguridad Social más cercana a tu domicilio y deberás comunicar que necesitas un certificado de afiliación a efectos de alta en el sistema del seguro de asistencia sanitaria en Alemania. Para los no comunitarios no está indicado, dado que para obtener el visado tienen que contratar un seguro médico privado que debe extenderse hasta encontrar un puesto de trabajo.

El seguro médico privado

Por lo general no hace falta contratar un seguro privado en Alemania, ya que los servicios obligatorios ofrecidos son muy buenos y las ventajas de los seguros privados suelen ser extras o pequeños lujos. No obstante, si un empleado traspasa la franja salarial para el seguro médico obligatorio puede interesarle contratar un seguro médico privado, ya que las contribuciones pueden ser inferiores a la cuota proporcional de 8,2% de su salario bruto mensual. Estos factores se suelen dar especialmente si eres soltero y joven sin enfermedades crónicas. Para funcionarios públicos, el seguro privado es rentable por las subvenciones estatales y, en caso de los autónomos, depende de lo que facturen para decidir qué modelo les conviene, puede que el sistema obligatorio les resulte más caro que el privado.

Desde enero de 2009 las compañías de seguros médicos privados están obligadas a ofrecer una tarifa base que no puede superar el máximo mencionado. En 2013 se situó en unos 610€. Al calcular la cuota sólo se pueden considerar la edad y el sexo, no pueden valorar antecedentes de enfermedad o riesgos especiales y nadie puede ser rechazado por ellos. Además, se fijó que en esta tarifa la cobertura debe equivaler a las prestaciones obligatorias, aunque no tienen que ser absolutamente idénticas. Así se puede garantizar que también personas con bajos ingresos tengan la posibilidad de asegurarse de forma privada, sobre todo para el caso en el que no pueden acceder al sistema obligatorio. Más allá de esta tarifa base, en general se pueden pactar individualmente distintos módulos de tarifas que garantizan diversos servicios ambulatorios, dentales u hospitalarios. Se pueden combinar libremente y dependen de las preferencias individuales que tenga cada asegurado. Para bajar la tarifa es posible acordar una cantidad de retención propia (Selbstbeteiligung), lo que significa que el seguro no paga hasta que los costes de tratamientos anuales hayan superado el límite pactado. Si no se supera esta franja se devuelve una parte de la cuota.

Debido a la gran variedad de compañías y tarifas distintas, debes hacer una comparación en distintas páginas antes de elegir un seguro privado y una tarifa. En el siguiente enlace podrás contrastar las ofertas existentes para tu perfil personal: Finanzscout24. Te recomendamos una vez más que te pongas en contacto con varias compañías y solicites asesoramiento personal para poder comparar mejor las distintas tarifas.

¡OJO! Si piensas quedarte en Alemania, tienes que tener en cuenta que una vez contratado un seguro privado es muy difícil volver a un seguro público. Es únicamente posible si tienes menos de 55 años y tus ingresos han estado debajo de la franja salarial durante un año. Obviamente, puedes salir sin problemas si te mudas a otro país y entras en otro sistema sanitario. No obstante, en este caso tienes que tener en cuenta el plazo de antelación establecido para llevar a cabo la rescisión. Aquí encontrarás más información sobre este tema.

Si necesitas asesoramiento en cuanto al seguro médico puedes contactar con el Servicio independiente para pacientes de Alemania (Unabhängige Patientenberatung Deutschland o UPD). Si tienes la oportunidad de elegir un seguro, te recomendamos asegurarte en el sistema obligatorio, ya que es muy bueno y para jóvenes sanos incluye todo lo necesario. El privado puede ser una buena oportunidad si entras con una cuota baja por edad y estado de salud, o incluso si no tienes previsto quedarte permanentemente en Alemania. Así puedes aprovechar los privilegios para pacientes privados a cuotas razonables sin tener el problema de no poder volver al sistema obligatorio con edad avanzada.


El seguro médico en Alemania (1/3).


Este artículo está parcialmente extraído de nuestra guía HOLA ALEMANIA, donde puedes encontrar más información exhaustiva sobre este y otros temas como  la vida en Alemania o el mercado laboral.

Si quieres ampliar la información sobre la seguridad social en Alemania te recomendamos esta guía del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.


Noticias relacionadas